Los escritores no solo vienen de París

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 25 abril, 2020 |
0
FOTO/ Rafael Martínez

-En la primaria escribía composiciones, de cuya autoría dudaban los maestros, sin embargo fue el tránsito por la secundaria básica Bartolomé Masó Márquez el de mayor influencia, era un centro culturalmente pródigo, con Juvencio Guerrero al frente y los muchachos de la orquesta Original de Manzanillo, en formación musical.

Así precisa el poeta y escritor manzanillero Luis Carlos Suárez Reyes (1955).

“Había posibilidades de manifestarme artísticamente: redactaba textos y poemas por encargos para las novias y madres de otros estudiantes, participaba en concursos y ganaba premios, de manera que desarrollé un trabajo sistemático junto a la lectura.

TODO EL MAR ERA MÍO

“El interés por el teatro me llevó a integrar el grupo de Veguita No 6, dirigido por René Reyes Blázquez, director fundador de la Guerrilla de teatreros, allí cantaba, actuaba, declamaba…, luego en la Universidad de Oriente integré la Coral, dirigida por el maestro Electo Silva, reconocido como el padre de los coros cubanos.

“Por esa vía conocí a Nicolás Guillén, ese día le cantamos una versión de su poema Negro bembón, de manera que toda la etapa estudiantil estuve gravitando entre el arte y la cultura.

EL MUCHACHO DEL CHALECO NEGRO

“Inicié mi vida laboral en 1980 como redactor de la Revista Santiago, de la Universidad de Oriente, nueve años después publiqué el libro de poesías Las cigüeñas no vienen de París, a cargo de ediciones Caserón, un modesto volumen pero a la vez significativo, por marcar el comienzo de mi formación editorial.

“Luego aparecieron otras obras hasta completar más de una veintena de libros, incluidas las reediciones de Cuenta la calabaza (poesía para niños), La loma de los gatos, Premio Abril 1998, que me dio a conocer nacionalmente y reeditado en el 2009 por la editorial Oriente, cuyo diseño aún me reporta mucha alegría.

“Otro volumen especial para mí resultó Claro de luna, con una primera edición en 1991 y otra en el 2005, a cargo de Gente Nueva, un texto recurrente en tesis y conferencias dentro y fuera de nuestro país por iniciar, hasta cierto punto, el tema del divorcio dentro de la problemática social en la literatura infantil cubana.

“También aparecieron Las mentiras del Rey Arturo, nominado al Premio de la crítica, El anillo de la condesa, El regreso del guerrero (Premio Pinos nuevos) Las ratas del paraíso, Papeles Nevados

“Pertenecen a mi creación literaria el texto dedicado a la bandera, musicalizado por Carlos Puig Premión, con el que se inicia el izaje diario de nuestra enseña nacional, en la Plaza de la Patria de Bayamo, también los parlamentos dichos por actores granmenses en la Vigilia a Fidel, antes de que sus cenizas completaran el recorrido en Santiago de Cuba.

GALERÍAS INTERIORES

“En el 2003 resulté ganador absoluto del Premio para poesía Inédita Nosside Caribe, auspiciado por la embajada de Italia en Cuba, que me facilitó un viaje a ese país donde ofrecí recitales en Roma, Reggio Calabria y otros lugares de la región.

“Complementan mi aval internacional la distinción El caballero de las Hespérides, conferida por el Ateneo de Murcia, España, mi inclusión en el volumen Poetas santiagueros contemporáneos, publicado en los Estados Unidos, algunas ediciones bilingües en inglés, italiano y portugués, y varios reconocimientos conferidos por mi labor en Venezuela, México…

“En el ámbito nacional guardo con satisfacción los premios Bayamo, José Joaquín Palma, Abril, Fidelia, Regino Pedroso, el Heredia, el sello de trabajador Laureado del Sindicato de la Cultura, la medalla Raúl Gómez García, las distinciones Víctor Montero, Del Esfuerzo, la Victoria, la 30 aniversario de la Universidad de Granma…”

Junto a este hombre de pensamiento profundo y pausado hablar, integrante de la Uneac, conviven sus libros para compartir el mismo espacio que habita la luz, el delirio, las sombras, los sueños… y Lucía, La novia de Bayamo, cuya pasión fue arrebatada un día, a la heroica ciudad, por su amor manzanillero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *