Los jóvenes sostendrán fortaleza de la Revolución

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 1 enero, 2019 |
0
Guerrita manifiesta el orgullo que significó haber compartido mucho tiempo al lado del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz

Manzanillo. – Cada palabra del capitán del Ejército Rebelde, Felipe Guerra Matos, tiene la fuerza de las profundas convicciones patrióticas y revolucionarias fraguadas en el duro bregar guerrillero de la Sierra Maestra y la lealtad sin límites a su Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Guerrita, como lo distingue el pueblo de Cuba, es parte inseparable de los que edificaron a base de sacrificios y valentía la Revolución de Fidel, Líder histórico a quien este nonagenario combatiente revolucionario conoció cuando llevó a La Habana la histórica campana de La Demajagua.

Entrevistado en exclusiva por este periodista, Guerrita, quien fuera el primer presidente del instituto cubano de Deportes, rememora que aquel fue el primer instante en que vio al Comandante en Jefe, después en febrero de 1957 cuando por indicación del movimiento 26 de julio llevó a la Sierra Maestra al reportero norteamericano Hebert Matthews y posteriormente la incorporación definitiva a la guerrilla.

“Desde el primer momento pude aquilatar su grandeza, el profundo sentimiento de alma noble, generosa, cualidades que definieron su personalidad.

“Notable era su inteligencia, la capacidad de dirigir en la Sierra Maestra con pocos hombres, combatir contra fuerzas mayores en números y armamento nunca se me olvidan, compartir a su lado.

“Fidel nunca fue un soñador porque él cumplió todo lo que dijo: “Seremos héroes o mártires”, fuimos héroes; aseveró que la dictadura de Batista se derribaría y lo logró. Las ideas del Comandante en Jefe, su obra y legado nos llenan de una inmensa admiración, respeto y cariño.

“Varias veces compartí con él, primero en el deporte y luego en la Defensa Civil. Durante el paso del ciclón Flora por la provincia de Granma lo acompañé acá y pude valorar la determinación del líder para salvar la vida de aquellas personas en peligro de morir ahogadas en la zona del Cauto, a riesgo de la suya.

“Yo todos los días lloro en silencio la pérdida de Fidel, pero en mis sentimientos, mi corazón, mientras me quede un hálito de vida seré leal a esta inmensa obra.

“Los jóvenes sostendrán la fortaleza de la Revolución. Hay una juventud firme, bien comprometida y ya se van recogiendo frutos de la continuidad con nuestro presidente Miguel Díaz – Canel Bermúdez.

“Un abrazo a mis queridos bayameses, a mi querido pueblo manzanillero. El reto es trabajar bien cada día y tener siempre en nuestro pensamiento las ideas del Comandante en Jefe”.

Felipe Guerra Matos es un patriota a toda prueba, que asume el legado de Fidel desde la sencillez de una obra compartida y que a las puertas del aniversario 60 del Triunfo de la Revolución, se convierte en lealtad suprema de desafíos, compromiso y amor.

FOTO Rafael Martínez Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *