Los molinos y las quimeras de Exsulten

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 7 julio, 2015 |
0

ExsultenMuchos consideran que la juventud es la etapa de las grandes pruebas, de asumir riesgos y pretender quimeras. Esas ambiciones no siempre se estrellan con las circunstancias, sino que, a pesar de “los molinos de viento”, el talento, la creatividad y las motivaciones impulsan al éxito. Tales consideraciones vienen a mí cuando valoro la trayectoria del grupo de música antigua Exsulten de Bayamo, un proyecto de Yunexy Arjona Cisneros, joven directora que sueña con tocar para los bayameses las obras de Juan París y Cratilio Guerra, compositores de la Catedral de Santiago de Cuba, del siglo XIX.
No obstante, pudiera ser que este anhelo, sin precedentes, se deshaga ante el descontento que ha suscitado en sus 11 integrantes, la imposibilidad de evaluarse -desde hace un año-, en el Centro de la música (actual Empresa provincial comercializadora de la música y los espectáculos Sindo Garay) para categorizarse y mejorar sus ingresos; en estos momentos, mínimos y poco estimulantes en relación con la calidad de sus propuestas.
Este grupo es una rara avis dentro del panorama de la música de concierto del Oriente de Cuba, sus valores no se limitan solo a la interpretación, sino a lo atractivo de sus espectáculos, al mezclar otras artes, como el teatro, la literatura o la pintura, y recrear el renacimiento y el barroco.
Arjona Cisneros eligió un camino difícil dentro del país, -en la actualidad existen tres grupos de música antigua-, pero gracias al esfuerzo, pasión y desvelos de Exsulten, hemos disfrutado de piezas de los cancioneros musicales de España, como el de Palacio, Medinaceli; Händel, del barroco italiano, y Gaspar Fernandes, del barroco americano, entre otros.
Esas piezas escasamente abordadas aquí, al escucharlas atrapan, enamoran… Sin embargo, el desarrollo musical de un territorio no puede dejarse a que las iniciativas crezcan por sí solas, es necesario apoyarlas, gestionar su crecimiento, más cuando menguan recursos; de lo contrario, las fuerzas también flaquean y el talento se fuga.
No pocos han sido los tropiezos en su natal Bayamo. Súmele a la inquietud salarial, que acá afrontan la falta de un local idóneo para sus funciones, e institucionalmente existe desconocimiento en torno a este tipo de música.
Su directora no siempre encuentra los vocalistas apropiados,
pues no hay formación lírica y la cantera de músicos escasea, lo que en ocasiones lleva a la inestabilidad, debido a la salida de intérpretes pierden el repertorio y queda un vacío
difícil de llenar.
Otra de las insatisfacciones es la carencia de instrumentos históricos, como el clavicémbalo, sacabuche, laúd y guitarra, renacentistas y barrocos, o violines y oboes barrocos… Su trabajo precisa, entonces, suavizar los sonidos y lograr, de manera conjunta, una similitud con las melodías de esos períodos.
Aun así, desde que surgió el grupo, el 25 de noviembre de 2007, sus presentaciones dentro y fuera de Granma, ya sea en eventos, peñas, espacios culturales o en los festivales de música antigua Esteban Salas, en La Habana, han ganado los aplausos y elogios del público.
Su éxito y crecimiento beneficia y enriquece el panorama artístico, sirve de escuela a quienes lo han integrado, pues sus miembros cultivan géneros muy poco estudiados en la academia, también actúan y se desdoblan en diversos personajes durante la ejecución. Con ellos, la música antigua renace.
¿Por qué presenciar en el silencio y la quietud cómo se agrieta un proyecto consolidado? ¿Por qué no socorrerlo y potenciar esta iniciativa, única en Oriente, que expande belleza, calidad estética y pasión por la música? Son algunas de las interrogantes sobre las que volveremos en otra edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .