Los traumas que burló Cámbar

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 16 julio, 2019 |
0
FOTO/ Ismael Francisco(Cubadebate)

Cuando el pesista Iván Cámbar Rodríguez retuvo su condición de monarca en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, además de saldar una deuda consigo mismo, revalidaba la corona que alcanzó cuatro años atrás.

Sin embargo, meses antes rondaron las dudas sobre la asistencia al certamen en la capital del estado mexicano de Jalisco y su permanencia en el deporte activo, debido a las contantes lesiones y su primera entrada al salón de operaciones.

Aun así, aquel éxito -con registros alejados de los mejores de su carrera-, revivió sus ilusiones de retornar a planos estelares. Y lo consiguió, pero no por mucho tiempo.

Flemático, porque, después de un año alejado de la alta competencia, regresó a la élite de la halterofilia en América, así reseñaba La Demajagua el triunfo del riocautense.

Entonces, los 338 kilogramos que compiló en el biatlón, después de alzar 150 en arranque y 188 envión, eran una muestra fehaciente de su recuperación, sin imaginar que tiempo después entraría nuevamente al quirófano, para poner en riesgo su participación en la justa olímpica de Londres.

Una y otra vez Cámbar tuvo que lidiar con el trauma psicológico que le provocaban las lesiones. Por eso, en todas las declaraciones siempre recordó al personal médico del Hospital Frank País.

De ahí, su enorme agradecimiento, porque sin ellos no hubiera podido regresar ni mucho menos conseguir la medalla de bronce en la cita olímpica de 2012, cuando muchos ni contaban con su aporte.

Palmas para Iván, que demostró su grandeza, a pesar de los traumas con los que tuvo que batallar en su accidentado tránsito por las palanquetas del mundo; mientras se incluía entre los grandes atletas de Granma en citas continentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *