Otro lustro de logros y retos

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 17 julio, 2018 |
0
Máster en Ciencias Yaima Castillo Pumarol / FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Con el mérito de haber conseguido la condición de carrera certificada, uno de los desafíos más complejos en sus más de 30 años, la Facultad de Cultura Física, de la Universidad de Granma, cierra el curso escolar 2017-2018.

“Ese era uno de los objetivos de este período y lo logramos”, afirmó su decana, Yaima Castillo Pumarol, quien reveló que la distinción representa un reto, después de someterse a la evaluación externa y recibir la aprobación de la Junta nacional de acreditación (Jan).

De tal forma, a partir de septiembre próximo, seguirán trabajando por el ascenso en la calidad, “para que los resultados sean más visibles, sobre todo en Latinoamérica; además, necesitamos dar mayor credibilidad al proceso docente, con el apoyo de estudiantes, profesores y personal de apoyo”.

La también Máster en Ciencias reconoce el impacto positivo en el territorio de los proyectos conjuntos con varios organismos, como lo refleja el dictamen de la Jan y entre los que sobresalen las direcciones provinciales y municipales de Deportes.

“Tenemos magníficos vínculos de trabajo, ahí se forman nuestros profesionales; máxime cuando carecemos de instalaciones deportivas y se imparten clases de judo, en el gimnasio de Rojas; de boxeo, en el Combinado deportivo Camilo Cienfuegos, y de natación, en el Vicente Quesada”, explicó.

Entre las fortalezas que citó la Jan en el informe, resaltan el encuentro con Glorias deportivas, que potencia la formación integral de los estudiantes, y la alta pertinencia e impacto social de la carrera, que se manifiesta en la satisfacción de directivos, empleadores y profesores.

Sin embargo, persisten algunas debilidades, como el reducido número de alumnos ayudantes, insuficiente velocidad para el acceso a internet y el bajo alcance de los resultados investigativos en la Anir, las BTJ y los sellos Forjadores del futuro.

“El proceso no queda ahí, porque transitaremos cinco años con la categoría, para luego intentar ratificar o elevarla a excelencia, que es el tope”, significó Castillo Pumarol.

Para llegar a la máxima distinción, entre otros requisitos, se exige contar en el claustro, como mínimo, con el 35 por ciento de doctores en Ciencias, “y solo tenemos el 26”, agregó, aunque ratificó que la principal misión es formar profesionales competentes y comprometidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *