El magisterio vivo de Maritza Sánchez

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 6 noviembre, 2020 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Maritza  Sánchez Escalona siembra su pedacito en el  reparto Antonio Guiteras, en la ciudad de Bayamo, capital de la provincia de Granma.

Profesora de Español y Literatura, jubilada  y reincorporada  tras 44 años   de labor en el sector  educacional es un ejemplo  de cuanto puede la voluntad y amor  por el trabajo.

¨ Traigo un poquito en la sangre la pasión por producir; me motivé y empecé a cultivar  una  vez que nuestro presidente  Miguel Díaz-Canel Bermúdez y otros dirigentes de la Revolución  hablaron de la necesidad de hacerlo.

¨Es un patio  que no es mío, corresponde  al edificio y  utilizando instrumentos  prestados por los vecinos, demostrando  que si se puede cuando uno quiere y siente amor por lo que hace.

¨Algunas personas  me decía que estaba loca, una profesora  ahí con las manos y zapatos  llenos  de fango, sin embargo hoy todo el que pasa por allí me elogia por el trabajo realizado que prácticamente lo hecho  sola.

¨Tengo sembrado  en aquel pequeño  patio,  ensaladas de dos tipos; coseché  habichuelas que midieron un metro de largo, sin materia orgánica,  el suelo lo pique y removí con un tenedor y regué un poquito de semilla donada por un productor.

¨ Yo me decía,  dime  tú,  si yo sembré un pedacito  y sembrara  una  ó diez  carreras cuanto no iba a producir. Me siento estimulada a seguir, aunque algunas personas  piensen que uno no puede producir porque sea profesora.

¨Hoy la meta es producir y producir más. Tengo calabaza,  yuca,  boniato y melón  de castilla, florecido , todavía no sé si me va dar frutos, además otras  matas de anón y aguacate¨.

¨Esta es una tarea necesaria, de ayudarnos a nosotros mismos, la economía y  al país. Lo  primero que coseché  lo compartí con  los vecinos y  empecé a comer yo.

¨Continuaré  hasta que la salud me acompañe,  a pesar de mis 73 años y padecer de diabetes e hipertensión,  no  hay limitación,   me siento fuerte  y  he mejorado abstraída en ese mundo tan lindo que es el pedacito, donde se pueda hacer¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *