El Mango y sus tesoros patrimoniales escondidos

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 6 abril, 2016 |
1
Infantes de visita en el sitio arqueológico Playa de el Mango, en Río Cauto/Foto Cortesía de José M. Yero Masdeu
Infantes de visita en el sitio arqueológico Playa de el Mango, en Río Cauto/Foto Cortesía de José M. Yero Masdeu

María del Carmen Aldana Vázquez, como otros pobladores de El Mango, no olvida la terrible vivencia del ciclón Flora, en octubre de 1963; por suerte, más de 80 habitantes del poblado se salvaron justo  donde se erige su casa en la Loma,  lo más elevado  de esa comunidad de Río Cauto, en la provincia cubana de Granma.

Los que sobrevivieron no conocían que el asentamiento humano sobre los sedimentos naturales les dio altitud, y así pudieron subsistir al evento meteorológico, sin precedentes en Cuba.

Escondido de la vista permanece ese tesoro patrimonial, que los arqueólogos cubanos retomaron a partir de un estudio sobre las prácticas funerarias, iniciado en el lugar, desde el año anterior, con el liderazgo del Instituto Cubano de Antropología (Ican), y la colaboración de la Universidad de Winnipeg, Canadá, el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de La Habana, el Museo de Habana del Este y la Casa de la Nacionalidad, de Granma.

Una nueva expedición del proyecto realizó excavaciones e interactuó con los infantes del poblado del 22 al 28 de marzo, para mostrarles interioridades de la indagación y enseñarles la importancia del lugar, pues sin la ayuda de esta generación no hay salvaguarda futura.

LAS RESPUESTAS QUE GUARDA LA TIERRA

Cuando uno observa el paisaje, no imagina la riqueza que hay debajo del suelo, pero Ulises González Herrera, investigador del departamento de Arqueología del Ican y líder del proyecto, comenta singularidades del sitio arqueológico Playa de El mango.

“Aunque no tenemos fechado radio carbónico (resultado que tendrán más adelante), el estudio de las evidencias sugiere una ocupación muy temprana y extendida en el tiempo. Es uno de los áreas más grandes que tiene Cuba vinculado a este tipo de sociedades que no son las que ven los hispanos cuando llegan a Cuba”.

González Herrera explica que al indagar sobre el espacio de enterramiento y los restos fósiles, les permitirá entender cómo vivían, los rituales asociados, los niveles nutricionales, las enfermedades, los rasgos anatómicos, los procesos económicos y sociales que acompañaban esas prácticas funerarias.

Otra de las líneas fundamentales de esta labor es establecer el sistema de asentamiento en la región del Cauto.

“La zona es muy propicia para la penetración de grupos humanos y la dispersión en toda el área, la forma en la que el hombre se distribuyó en este espacio sugiere que desde aquí pudo haber alcanzado la región central”, declara González Herrera.

También, contribuirá a describir con qué fauna y flora se relacionaron aquellos habitantes, cómo procesaban los alimentos y cuáles preferían, la cantera con que preparaban sus herramientas.

ESTADIO DEL PROYECTO

En estos momentos el equipo está en una fase de prospección, delimitando las partes de actividades dentro del yacimiento, dónde se cocina, se construye y se entierra.

“Queremos delimitar el espacio funerario. El área no ha sido lo suficientemente estudiada, aquí se extrajeron numerosos restos humanos y que el sitio aún conserve otros para nosotros es importante.

“Es la primera vez que se recuperan restos humanos en el área, porque no conocemos el paradero de los obtenidos por Bernardo Utset Macías -quien reportó el sitio en 1941- incluso cuando tenemos la colección casi completa, porque la donó a la Academia de Ciencias de Cuba”, detalló el líder de la investigación.

El sitio no está exento de riesgos, pues subyace en un área donde existen seis viviendas comunales activas, eso trae algunos problemas relacionados con la alteración del contexto arqueológico, porque los campesinos barren y acarrean materiales sobre el yacimiento, perforan la tierra y cualquier actividad de ese tipo puede alterar los sedimentos que deben ser estudiados. De ahí que sea preciso sensibilizar a los pobladores sobre este tema.

ARQUEOLOGÍA PARA LA COMUNIDAD

María del Carmen no tuvo objeción en que el equipo entrara en el terreno y en su casa, les cuidaba sus pertenencias, y los esperaba con un café. Ella sabe que es importante lo que hacen.

Muchos en el poblado no tienen la suficiente información sobre la valía del lugar. En tal sentido, el proyecto incluye una orientación comunitaria, que ayuda a familiarizarse con la ciencia arqueológica y a comprender la necesidad de preservar intacta el área.
Lianet Turro de la Paz, miembro del Ican, ha estado al frente de la educación patrimonial, que ha beneficiado a pioneros y profesores de las escuelas primarias Lorenzo Céspedes Ferrales, de El Mango, y Toni Alomá Serrano, de Guamo Viejo, en las cuales entregaron juegos didácticos.

“Hemos diseñado un sistema de actividades para que se interesen por esta ciencia y que tengan nuevos elementos sobre comunidades aborígenes”, puntualizó la joven.

La iniciativa permitió que los infantes de ambos centros participaran de las excavaciones, vieran las evidencias, conocieran detalles de los objetos que diariamente aparecen en la Loma y cómo protegerlos.

Arquela Pérez González, maestra de la escuela Lorenzo Céspedes, reconoce que las clases de Historia no serán igual, y en el contexto local alcanzarán otra dimensión. En la próxima expedición, también los pobladores se sumarán a la experiencia. Granma tiene un alto potencial de sitios arqueológicos, hasta el momento 191 reportados, 34 de estos asociados al río Cauto.

El investigador José Manuel Yero Masdeu, quien representa en la provincia de Granma el proyecto, explica que la Casa de la Nacionalidad se encargará de trabajar el sistema de asentamientos, “una tarea interesante y compleja”, subrayó.

Playa de El Mango aún tiene mucho que decirnos; en busca de esas respuestas continúa laborando el equipo que aspira a que esa región figure en la historia nacional, como refiere el Doctor Pedro Pablo Godo Torres, quien excavó aquí en 1986 y esta vez regresa tras nuevas lecturas que podrían cambiar la exigua idea sobre los hábitos de los primeros habitantes de esta tierra.

Ulises González Herrera, Líder del proyecto, agradeció la colaboración de las autoridades del municipio de Río Cauto y de los pobladores, “sin ellos no habríamos avanzado”/Foto Rafael Martínez Arias
Ulises González Herrera, Líder del proyecto, agradeció la colaboración de las autoridades del municipio de Río Cauto y de los pobladores, “sin ellos no habríamos avanzado”/Foto Rafael Martínez Arias
José Manuel Yero, de la Casa de la Nacionalidad y el Dr. Pedro Pablo Godo, del Instituto Cubano de Antropología, en ese orden, durante las excavaciones en El Mango./Foto Cortesía de Jose M. Yero
José Manuel Yero, de la Casa de la Nacionalidad y el Dr. Pedro Pablo Godo, del Instituto Cubano de Antropología, en ese orden, durante las excavaciones en El Mango, que se realizaron con el objetivo de determinar las áreas de enterramiento aborigen. /Foto Cortesía de Jose M. Yero
Este tipo de piedras son abundantes en el sitio, pequeños núcleos de rocas que el hombre primitivo explotó para hacer sus herramientas. Estas piedras no son originarias del lugar, fueron importadas de lechos de ríos y de la línea costera./Foto Rafael Martínez Arias
Este tipo de piedras son abundantes en el sitio, pequeños núcleos de rocas que el hombre primitivo explotó para hacer sus herramientas. Estas piedras no son originarias del lugar, fueron importadas de lechos de ríos y de la línea costera./Foto Rafael Martínez Arias
Equipo de investigadores , junto a María del Carmen Aldana (segunda mujer de izquierda a derecha), propietaria del área donde se encuentra el principal montículo del sitio./Foto Rafael Martínez Arias
Equipo de investigadores , junto a María del Carmen Aldana (segunda mujer de izquierda a derecha), propietaria del área donde se encuentra el principal montículo del sitio./Foto Rafael Martínez Arias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que interesante este tema sobre los descubrimients aqueológicos en la comunidad de El mango.Muchas gracias por ese trabajo desarrollado y por propiciar que se conozca la historia arqueológica en un poblado bastante alejado pero que tiene una riqueza oculta que muchos desconocíamos.