Marcha a buen paso la conservera yarense (+ fotos)

Share Button
Por Lorianne Urizarri Chávez | 15 mayo, 2020 |
2
FOTO Lorianne Urizarry Chávez

Repleto de mangos, así se muestra el patio de la Fábrica de Conservas Yara desde el pasado 26 de abril cuando comenzó la llegada del fruto desde los campos. Poco más de una semana había transcurrido desde que concluyeran con la campaña tomatera y su siempre capaz y casi mago equipo de mantenimiento trabajó a la velocidad de la luz para iniciar el procesamiento del fruto que llegaba indetenible desde todos los rincones de la provincia.

Luis Manuel Lahera Fonseca, jefe de producción de la conservera auguró que este año será excelente para el mango como lo fue para el tomate. Sobre esta última materia prima cabe destacar que por vez primera en más de un lustro no se cumplía con los compromisos productivos. Este año gracias a la entrega constante desde los campos se superaron los planes en más de 200 toneladas.

“En solo 74 días logramos moler dos mil 735 toneladas y si la agricultura hubiese puesto más tomate habríamos procesado más. No nos detuvo la carencia de envases que es una limitación que nos golpea todos los años, ni tampoco la falta de ajo ni cebollas deshidratados, se buscaron variantes y a medida que van llegando estos condimentos nos acercamos a saldar las deudas”.

Actualmente la vita nuova se encuentra al 81 por ciento de su cumplimiento, el  tomate frito al 94.4 y el puré de tomate se encuentra al 126 por ciento. A ellos se suman el kétchup, la salsa manzanillera y el puré en sus diferentes concentraciones. Por fortuna este año los almacenes de la conservera muestran un panorama diferente. Y sus producciones semi elaboradas se guardan para mantenerla activa durante todo el 2020.

Lahera Fonseca también detalló que el mango está en sus mejores tiempos: “A poco más de una quincena de iniciada la molida ya se han logrado 773 toneladas de las 100 pactadas en el mes. Por lo que las dos mil 500 del plan general serán un paseo para la veterana industria si la materia prima continúa llegando al ritmo actual”. Ello da fe del esfuerzo de sus trabajadores y de la excelente cosecha del fruto aunque se espera que en los próximos días disminuyan los volúmenes de entrada.

FOTO Lorianne Urizarry Chávez

No todo es color de rosa, pues la falta de envases golpea también la actual campaña. Aunque no detiene a quienes ya han incorporado esta carencia como habitual en cada contienda. El destino de estas primeras producciones se dirige en mayor medida a la provincia de Sancti Spíritus, donde se elaboran las compotas para los niños de 0 a 3 años. Igualmente, se envía pulpa hacia Santiago de Cuba, Holguín, y las Tunas.

“A partir del mango elaboramos variados productos entre ellos: la compota No. 10, mermeladas  concentradas y el néctar. Para este último buscaremos alternativas produciéndolo a granel para luego embotellarlo, variante que afrontara la inexistencia del embase Taoro”.

Producción + Ahorro+ Seguridad = Eficacia

Más que una fórmula matemática los conserveros yarenses han sabido resolver esta ecuación a la perfección trabajando en cada uno de los aspectos. Ellos conjugan todas las medidas de consumo energético que necesita el país, teniendo en cuenta que la fábrica tiene un  plan mensual que supera los 45 mil kilowatts y en el mes de abril ahorraron 20 mil de los planificados.

Pascual Chávez Herryman, energético de la entidad, declaró que desde el pasado año se realizó el acomodo de carga de las máquinas así como un estudio del consumo de todos los motores. Acciones que sumadas al apagado en los horarios picos conllevan a los excelentes resultados que hoy ostentan. Todo sin dejar de producir una sola tonelada de pulpa, primero de tomate y ahora de mango.

Otro reto para los trabajadores yarenses ha sido enfrentar el nuevo coronavirus en plena campaña. Lisandra Fabré González, responsable de seguridad y salud del trabajo detalló cada medida que se cumple en la industria:

“Ellos no han dejado de usar sus nasobucos, incluso cuando las temperaturas son elevadísimas en las líneas productivas. Asimismo,  alistamos una decena de puntos de desinfección diseminados por toda la entidad teniendo al de la entrada como uno de los principales”.

FOTO Lorianne Urizarry Chávez

En este punto trabaja Cesar Pérez, encargado de la preparación y fumigación de la solución de hipoclorito, quien destaca como celoso guardián apresurándose mochila al hombro ante el arribo de cualquier vehículo.

“Nosotros fumigamos con detenimiento en especial aquellos carros que llegan de otra provincia. Gomas, guardafangos y el interior. No importa sin son rastras, tractores o carros ligeros, no se me queda nada”.

La enfermera Dunia Días Gutiérrez, titular del puesto médico corrobora lo mencionado y agrega que diariamente realiza pesquisas y evalúa el estado de salud de los trabajadores, así como el de los choferes: “Yo tomo su temperatura e indago sobre los lugares visitados y donde van a pernoctar”.

De esta forma los conserveros del  territorio enfrentan a la Covid-19 que se mantiene a raya y alejada de este municipio granmense.

 Trabajo, disciplina y sentido de pertenencia

Estos son los únicos secretos que tienen los más de 200 trabajadores de la industria  yarense quienes a decir de Carlos Guibert de los Ángeles, jefe de la fábrica ven revertidos sus esfuerzos en los salarios acordes al pago por resultados.

“Estamos ante una fábrica que cumple con todos los indicadores productivos y económicos, datos que demuestran sus utilidades y que benefician al municipio, a la provincia y de forma especial a sus obreros, quienes están motivados y enfrentan las limitaciones materiales, energéticas y sanitarias”.

El directivo también adelantó sobre otro proyecto que se gesta como parte del encadenamiento productivo al que llama la dirección del país.

En este caso, aprovechar al máximo los desechos de la industria convirtiéndolos en pienso animal. Para alcanzar esta meta final se han convocado varias entidades e instituciones del territorio. Entre ellas la universidad, planificación física y la empresa de la construcción.

La idea es convertir la semilla de mango y el tomate en un ingrediente nutritivo en la dieta de los cerdos para lo que se ha creado un área de secado donde los desechos se deshidratan para luego pasar a otras etapas de la elaboración del pienso.

Anualmente todos los desechos de la fábrica se pierden y a partir de esta campaña recibirán un nuevo destino. El proyecto que está en su fase inicial dará respuesta desde la ciencia a una de las necesidades primordiales de la provincia: producir alimento animal para elevar la masa porcina.

Por otra parte, el directivo añadió que en los intercambios diarios con la fuerza de trabajo se manifiesta el compromiso y la voluntad de buscar variantes para mantener y elevar los niveles productivos. Resultados que a pesar de su maquinaria sobreexplotada, algunas con más de medio siglo la hacen un centro emblemático en la provincia Granma.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Saludos, les sugiero eliminen de los artículos del periódico los comentarios de los foristas porque se envían ymuchas veces no se publican.

    Tenga buen día.

  2. Saludos, creo que la prensa de nuestra provincia todavía es lenta een asumir los comentarios de la población, que siempre tiene el propósito de mejorar su función social y por ende la sociedad granmense, con la inmediatez de las redes las noticias se ponen viejas de un segundo a otro por tanto debíamos ser más ágiles. Así he dicho del portal del gobierno de Granma que tiene un foro interactivo creado hace ya más de dos años y siempre está inactivo y tiene noticias que han envejecido y ya no tienen sentido en el mismo. Espero quie la sugerencia permita ganar en inmediatez.