Marcia Videaux Jiménez: entre sueños y memorias

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 28 septiembre, 2020 |
0
FOTO/ ACN

La sala techada 12 de Enero, de Bayamo, le trae innumerables memorias a Marcia Videaux Jiménez. A esa instalación llegó, apenas siendo una niña, después de quedar atrapada por la Gimnasia artística en su natal Manzanillo.

Desde entonces, su mundo permanece vinculado al tapiz, la viga de equilibrio, las barras asimétricas y (o) al caballo de salto, “es el único deporte que he practicado, desde que comencé a los cinco años”, afirma.

De regreso a la urbe bayamesa le resulta imposible olvidar a sus primeros compañeros, los profesores, las competencias “de cuando era muy pequeña, aunque no recuerdo con exactitud”, también el llanto porque extrañaba a sus padres, “incluso me fugaba”, revela sonriente.

“No pensé volver a entrenar aquí y estoy contenta de encontrar a algunas personas que hace rato no veía, para conversar y compartir”, dice con agrado la joven de 21 años de edad, mientras realiza ejercicios de estiramiento.

La campeona de salto en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 se vio obligada a realizar una base de preparación en la capital granmense, debido a la tensa situación que impuso la Covid-19 en Cuba.

Ante la imposibilidad de retornar a la Escuela nacional, en La Habana, dedica cada mañana a la preparación física, “llevaba casi seis meses con poco entrenamiento, estaba en mi casa y ahora trabajo el fortalecimiento muscular”, expone.

Videaux Jiménez, una de las dos atletas de Granma con pasaje a los Juegos Olímpicos de Tokio –junto a la ciclista Arlenis Sierra Cañadilla-, intenta seguir al pie de la letra las indicaciones de su nuevo entrenador Osniel Blanco, “me mandaron un plan, pero todavía no sé cuando comenzaré en los aparatos”.

Sobre la postergación de la cita bajo los cinco aros en la urbe japonesa considera que la ayudará, “descansé algo, después de varios años de constante entrenamiento; pero también afecta, uno se preparaba para los Juegos, de todas maneras, no es un impedimento”, acota.

Marcia se ajusta a la estrategia que diseñó el cuerpo técnico para el referido certamen: “Mi fuerte es el caballo de salto, solo competiré en ese aparato y ahí concentraré mis esfuerzos”, descubre, por lo que no debe intervenir en ningún otro concurso, cuando asista a su segunda olimpiada.

Aún así, no renuncia a la idea de brillar en la tierra del Sol naciente, “anhelo una medalla olímpica”, asevera, mientras disfruta la estancia en el mismo lugar donde comenzó a alimentar sus sueños de gimnasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *