Marx, las ciencias sociales y la Cuba de hoy (+audio)

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 4 mayo, 2019 |
0
FOTO/Anaisis Hidalgo Rodríguez

“Marx tiene mucho que decir en nuestro tiempo”, asevera el doctor en Ciencias Rubén Villegas Chádez, integrante del Comité provincial de la Asociación de economistas de Cuba partícipe en la IX Conferencia de las ciencias sociales y humanísticas con sede en Bayamo.

En Marx, refiere el investigador, no aparece trillado el camino al socialismo, pero sí está claro  lo que no se debe hacer si queremos superar el capitalismo.

“Por complejas que parezcan las tareas que se levantan frente a nuestras ciencias sociales y en función del desarrollo económico y social de nuestra provincia y de nuestro país, no hay dudas de que su impacto sería de extraordinaria relevancia si sólo nos centráramos en pasar cada idea, cada propuesta, cada medida por un filtro revolucionario de tres capas: el ideario martiano, la teoría marxista y el pensamiento de Fidel.

“Entregarle a un cochero términos como oferta y demanda, sin un concepto claro de las premisas que determinan su relación con el valor y el precio, sin que exista un mercado competitivo y ante las conocidas limitaciones de nuestro transporte equivale entregarle un látigo adicional, con uno le pegaría al caballo, con otro fustigaría al pasajero que la mayoría de las veces es un trabajador que no le puede poner precio libremente a su fuerza de trabajo.

“Que un artista componiendo e interpretando canciones obscenas que nada tiene que ver con nuestras tradiciones, se construya un palacete con recursos que salen de instituciones nuestras mientras un trabajador agrícola y fabril, un profesor, un investigador se enfrenta día a día a las adversidades de una economía bloqueada. Es una práctica que bien merecería pasar por el filtro antes mencionado”, refirió Chádez.

A decir del economista, estas y otras prácticas no soportarían el más elemental análisis marxista y algunas ya han encontrado la crítica de la máxima dirección de la Revolución por distorsionar la letra y el espíritu de  las políticas trazadas con la participación de todo nuestro pueblo.

“Estamos llamados a movilizar el esfuerzo individual y colectivo en función de la construcción del socialismo, pero solo con una sólida formación marxista tendremos la garantía de “cambiar lo que debe ser cambiado” y emprender con éxito las enormes tareas que nos hemos trazado hasta el 2030 y más allá.”

Entre estas citó la más amplia apertura del capital extranjero, el tratamiento a nuevas formas de propiedad y de gestión, el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista, la materialización del principio de distribución socialista con arreglo a la cantidad y calidad del trabajo; la construcción de la base legal para concretar el articulado de la nueva constitución, el perfeccionamiento de la democracia socialista, defender nuestra identidad cultural y nuestra historia y fortalecer la formación política ideológica de todos los que asumimos que somos continuidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *