… Y me hice Quijote

Share Button
Por Abel Guerrero Castro | 20 abril, 2020 |
1
Gráfico/ Angélica María López Vega

Este poema estuvo dedicado inicialmente a un quijote de estos tiempos: Lázaro Expósito Canto. Ahora quiero hacerlo extensivo a los nuevos quijotes,

de manera especial a nuestros trabajadores de la salud.

Me hice Quijote.

Salí con adarga antigua,

rocín flaco y galgo corredor.

En los bolsillos un mendrugo y la felicidad

por conquistar.          Bajo

el cielo y su policromía

un corazón como fruta madura. No faltaron gigantes

abatidos en desigual contienda.

                                             Non fullades, cobardes y viles criaturas,

                                            so pena de ser castigados por mi lanza.

Me hice Quijote y salí

a desfacer entuertos.  Tenía

el camino ante mis ojos

y la noche partida en dos mitades.

Mas me hice Quijote. No tuve tiempo de

pensar en los perros

que cabalgaban en sentido contrario

ni en los aborrecibles libros der caballería.

El mundo es tuyo,    Sancho,

amadlo como si fueras a morir mañana.

El mundo es algo más

que un silbo escapado de las sombras.

Habéis conquistado una ínsula

—una fermosa ínsula—

una ínsula de árboles con gorriones picoteando

los frutos. Podéis asirla con las manos. Podéis

tocarle el alma en la eternidad del viento,

el latido de la flor,

el agua que abriga las raíces. Está

en el trozo de lanza

astillada contra los molinos,

en el humo después de la batalla,

las palabras en el péndulo.

Tenéis    en fin    una ínsula

—una ínsula de cuyo nombre

no puedo olvidarme—

una ínsula

que habrá de convertirse en diamante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hermoso poema, más cuando es dedicado a estos verdaderos gigantes que cuán quijotes luchan contra el ogro llamado covid19. Soy un admirador del insigne Hidalgo mi casa esta llena de figuras del Quijote, aunque debo confesar que esta admiración nació a partir de la lectura de la carta del Che a sus padres más que de la lectura de la novela. Luego de leer dicha carta volví a leer el Quijote y de ahí mi admiración. Gracias por semejante regalo que, sin duda, compartiré con mis amigos.