Memorando de Trump sobre Cuba deja incertidumbre en las relaciones

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 5 julio, 2017 |
0

La Habana-.  El Memorando firmado por el presidente Donald Trump pretende recrudecer el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a Cuba, aseguró la profesora del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (Cehseu), Dalia González.

En diálogo con Prensa Latina, la investigadora del Cehseu, perteneciente a la Universidad de La Habana, añadió que el documento firmado el pasado 16 de junio intensifica una “medida ilegal, injusta, calificada como genocidio y violatoria del derecho internacional”.

Dicha política vigente desde 1962 es condenada por toda la comunidad internacional, incluido el propio Estados Unidos que se abstuvo el año pasado en la votación de Naciones Unidas, recordó González.

Asimismo, calificó la respuesta del Gobierno cubano de “firme y serena, como debe ser en este caso”.

La académica acotó que el cambio de política disminuye las posibilidades de negocios al eliminar las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En el Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba no queda claro si se van a derogar los acuerdos alcanzados, expresó.

No obstante, la profesora del Cehseu recordó que las relaciones en el ámbito comercial están limitadas por la vigencia del bloqueo, “que no es una ley sino un entramado legal, varias leyes, difíciles de eliminar”.

El interés comercial viene desde antes del 17 de diciembre de 2014 -ese día los presidentes Raúl Castro (Cuba) y Barack Obama (Estados Unidos) anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas-, agregó.

Pero ha sido un interés enfocado en el sector agrícola; de venderle comida a Cuba porque conocen que la Isla importa una gran cantidad de alimentos y no quieren quedarse fuera de las nuevas oportunidades, detalló.

Al respecto, González citó un informe de 2015 del Departamento de Agricultura el cual refleja la disminución de la participación estadounidense en el mercado cubano de alimentos, que pasó de un máximo de 42 por ciento en el año fiscal 2009 a solo 16 por ciento en 2014.

Varias de las propuestas legislativas presentadas en el Congreso están encaminadas a eliminar algunas trabas para poder ofrecer créditos a Cuba en el tema de la Agricultura, afirmó.

El Memorando anunciado por el presidente republicano incrementa las restricciones a los viajes de los ciudadanos estadounidenses a nuestro país.

Sobre ese asunto, la académica comentó que es probable una disminución del flujo de estadounidenses a Cuba por todas las trabas que vendrán con estos cambios, pero el alcance real de las medidas no se sabrá hasta tanto no entren en vigor.

El magnate neoyorquino presentó en Miami su nueva política hacia Cuba acompañado por representantes de la derecha cubanoamericana que se oponen al acercamiento iniciado por los presidentes Raúl Castro y Obama (2009-2017).

Congresistas como Marco Rubio no representan en estos momentos la mayoría de la comunidad cubanoamericana, pero están en puestos claves dentro del Gobierno y el Congreso, señaló González.

A Trump el tema Cuba parece no importarle demasiado o por lo menos no es prioridad, eso convierte el asunto en una moneda de cambio para otros objetivos políticos, explicó.

González refirió que este es un ejemplo del funcionamiento del sistema político estadounidense donde “las deudas de favor entre los congresistas o entre el Ejecutivo y el Congreso a veces son más importantes que los deseos de los ciudadanos que representan”.

Ello va en contra del sentir de la mayoría de los estadounidenses que, como demuestran las encuestas, quieren una relación normal con Cuba, manifestó.

“Esos sectores opuestos al cambio lograron menos de lo que querían a pesar de que lo presenten como una victoria”, afirmó la profesora, quien mencionó reportes de medios especializados como The Hill donde se señala que ellos pretendían lograr mucho más.

Sobre la mesa estuvieron temas como cerrar la Embajada en La Habana, mas no lo pudieron lograr porque la tendencia es hacia un acercamiento y a tener relaciones, las más normales posibles, aún cuando la nueva política signifique un retroceso parcial en el corto plazo, indicó.

“Hay que juzgar a Trump y a todos los políticos, no solo por lo que dicen sino por lo que hacen”, refirió González quien acotó que en política las percepciones son importantes.

La profesora del Cehseu llamó en ese sentido a esperar el verdadero alcance de las regulaciones para evaluar el nuevo rumbo político de la relación entre Washington y La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *