Miradas en la misma dirección (+ infografía)

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 16 enero, 2020 |
0
Ilustración/ Martirena

El próximo 18 de enero, cuando de manera simultánea se reúnan los delegados de todas las Asambleas Municipales del Poder Popular, para elegir a los gobernadores y vicegobernadores de sus respectivas provincias, Cuba continuará llevando a vías de hecho, los caminos trazados por la nueva Constitución, aprobada democráticamente por el pueblo.

Tal suceso ha motivado el interés de no pocos cubanos, sobre las funciones de estos nuevos cargos, cuya elección ha sido dispuesta por el Presidente de la República, en correspondencia con lo establecido por la Carta Magna en su Disposición Transitoria Quinta.

Se trata, según los principios constitucionales, de que en cada provincia rija un Gobierno Provincial, encabezado por un Gobernador que, como representante del Estado, tiene la misión fundamental del desarrollo económico y social de su territorio, conforme a los objetivos generales del país, y actúa como coordinador entre las estructuras centrales del Estado y los municipios.

 

 

El Gobernador es el máximo responsable ejecutivo-administrativo en su provincia, y por tanto organiza y dirige la Administración Provincial. Además, es responsable ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y el Consejo Provincial, a los que les rinde cuenta e informa de su gestión.

Tendrá el Gobernador entre sus funciones dirigir, coordinar y controlar la labor de las estructuras organizativas de la Administración Provincial y, en el marco de su competencia, dictar disposiciones normativas y adoptar las decisiones que correspondan; exigir y controlar el cumplimiento del plan de la economía y la ejecución del presupuesto de la provincia, y el cumplimiento de los planes de desarrollo y de ordenamiento territorial y urbano, entre otras.

En esa propia jornada, serán elegidos los Vicegobernadores, con la responsabilidad de cumplir las atribuciones que le delegue o asigne el Gobernador. Asimismo, sustituye a este en caso de ausencia, enfermedad o muerte, conforme al procedimiento previsto en la ley.

El Consejo Provincial quedará integrado, además, por los presidentes y vicepresidentes de las asambleas locales del Poder Popular correspondientes y los intendentes municipales, y entre sus funciones estarán, orientar y coordinar en el territorio las actividades políticas, económicas, culturales, científicas, sociales, de la defensa y el orden interior,  evaluar los resultados de la gestión de las administraciones municipales, aprobar las acciones a realizar, y las propuestas de políticas, que contribuyen al desarrollo integral de la provincia, antes de su presentación al Consejo de Ministros.

Estas estructuras provinciales, tal es el propósito, debe conducir a un examen más integrador del desarrollo territorial. En ello consiste la riqueza de su esencia, acaso en una mirada más profunda y colegiada hacia el objetivo principal de seguir apostando al progreso y a una cada más elevada calidad de vida del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *