Modernizan redes de acueducto en la zona norte de Bayamo (+ fotos)

Share Button
Por Orlando Fombellida Claro | 8 abril, 2017 |
0
Preparación de tuberías plásticas para colocar en una calle del reparto Siboney FOTO/Luis C. Palacios Leyva

A Barrio Azul, reparto de Bayamo, cercano a la emblemática fábrica de productos dietéticos Abihaíl González (antes Nestlé), llegaron, en febrero reciente,  varios hombres con chalecos amarillos reflectantes .

Llevaron un tractor, con una gran rueda dentada de metal detrás, una máquina portátil que corta y une tuberías plásticas, más otros equipos de construcción, y comenzaron a realizar profundas incisiones a las calles.

No obstante, las inevitables molestias al tránsito de vehículos automotores, bicicletas y peatones,  fueron bien recibidos por los lugareños, porque ese personal acometió las necesarias y  largamente deseadas labores de rehabilitación de las redes de distribución de agua.

El ingeniero Maikel Salcedo Viamonte, director del proyecto de colaboración con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Rehabilitación integral del Acueductos Bayamo,  explica que el plan contemplaba colocar en esa área 2,4 kilómetros de red de distribución, de 90 milímetros, y el real fue de 3,1.

Ello se debe, aclara, a la inclusión de tres calles no previstas, y conectar el barrio conocido como Resplandor.

Ingeniero Maikel Salcedo Viamonte, director del proyecto de colaboración con la Opep Rehabilitación integral del acueducto BayamoFOTO/Luis C. Palacios Leyva

Al efectuar “la labor de campo” para este reportaje, el reparto Siboney, colindante con el de Barrio Azul, era el escenario de los 27 integrantes de los dos grupos de ejecución de Recursos Hidráulicos en Granma, encargados de crear las condiciones para que sus moradores tengan agua de manera estable.

Por Calle 8 ya pasó la zanjeadora y dejó hecho el cauce para el conducto principal, queda a los vecinos abrir los canalillos para situar las acometidas, de 16 milímetros de ancho, hasta un metro dentro de la propiedad de sus hogares.

Un abejero de hombres de diferentes edades realizan la tarea, con picos, piochas, barretas y estrechas palas. “Es la parte que nos toca en esta obra”, dice Pablo López López, residente en la casa número 110. Su vecino y compañero de faena, Luis Zamora Arias, añade, “lo hacemos con gusto, pues ya hay esperanza de que un día nos llegue más agua”.

En primer plano, Pablo López López; en segundo,  Luis Zamora Arias, cavan la zanja donde van las acometidas hasta sus hogares FOTO/Luis C. Palacios Leyva

Con mucho cuidado camina Ramona Mayo por entre el surco principal y los secundarios hasta las viviendas, abiertos en Calle 5, con un termo lleno de café y un plato con tacitas, para brindarles a los constructores, pues, en su opinión, “es lo menos que podemos hacer los vecinos, darles un poco de atención, como agradecimiento”.

En todo el reparto Siboney serán colocados, desde ahora y hasta noviembre próximo, según plan, 26,1 kilómetros de tuberías de distribución, para servir agua a sus más de 15 mil moradores.

TUBERÍAS NUEVAS, PERO POCA AGUA

María Victoria Rodríguez González, presidenta del Consejo Popular que abarca los dos repartos mencionados, sabe al dedillo en qué consisten las acciones en su jurisdicción, pues la recorre diariamente,  habla con quienes las llevan a cabo e intercambia con los electores.

María Victoria Rodríguez González, representante , en la zona, del Gobierno local FOTO/Luis C. Palacios Leyva

Igualmente , asiste cada martes a la evaluación de la marcha de esa labor, realizada in situ por el ingeniero Emilio Cosme Suárez, delegado del Instituto de Recursos Hidráulicos en Granma.

En opinión de Rodríguez González, la referida obra “es una gran inversión, muy esperada por los pobladores de nuestro Consejo Popular, con un impacto positivo. Sin embargo, donde se ha puesto tubería nueva, el abasto de agua es deficiente”.

Aunque esa situación es real y parece una contradicción, no lo es. La propia representante del gobierno local expone que antes de colocar la nueva red de distribución, en Barrio Azul, solo recibía agua el 25 por ciento de sus dos mil 124 habitantes y 300 viviendas, las cuales aumentaron a 800.

Para satisfacer de modo eficiente sus necesidades de agua, Bayamo requiere el suministro de unos mil 200 litros por segundo, y en la actualidad es de cerca de 500.

Por indicación de la Delegación territorial de Recursos Hidráulicos, el suministro de agua a la población afectada en dicha área debe ser mediante carros-cisterna.

Cosme Suárez puntualiza que una de las medidas para la solución definitiva del pobre abasto de agua a esa parte y a la restante de toda la zona norte de la capital de Granma, será incrementar a casi el doble la capacidad (300 litros por segundo en estos momentos) de la planta potabilizadora de Santa Isabel.

Otra, es hacer un tanque apoyado en Barrio Azul, ahora en fase de movimiento de tierra, con capacidad para cinco mil metros cúbicos, y enlazarlo con la antes citada potabilizadora, mediante una conductora de 7,3 kilómetros de longitud.

Se le suma la puesta en explotación de nueve pozos, ya construidos, en Pompita-Malvango, que aportarán 225 litros por segundo.

Ya comenzó el movimiento de tierra para el tanque apoyado en Barrio Azul FOTO/Luis C. Palacios Leyva

SOLUCIÓN NUEVA A UN VIEJO PROBLEMA

El acueducto de la Ciudad Monumento Nacional comenzó a funcionar en 1900.

Al pasar el tiempo, creció en la urbe el número de moradores, industrias, instituciones culturales y de otro tipo y, como es obvio, aumentó la demanda de agua, pero las instalaciones para suministrarla, no, y son, precisamente, los repartos ubicados al norte, los más afectados.

El Censo de Población y Viviendas de 2012 arrojó que en el municipio de Bayamo residían 232 mil 575 personas, de las cuales más de 153 mil eran abastecidas mediante redes y de ellas, el 98 por ciento vive en el centro urbano de la localidad.

Con el propósito de solucionar las dificultades en el abasto de agua a los citadinos, en 2008 comenzó un programa, detenido al siguiente año por falta de financiamiento, y reiniciado en el 2013.

“Como parte de la política nacional del agua, en Granma se realizan varias obras de inversiones. En Bayamo se ejecuta por etapas, hasta el 2020, un crédito de 30,4 millones de pesos (CUC), concedido por la Opep, para la rehabilitación integral de su acueducto, declara Cosme Suárez.

“Este año se trabaja básicamente en los dos barrios aludidos y el nombrado La Mosquera, en la zona norte; también, en el reparto 26 de Julio, llamado también como Aeropuerto Viejo”, añade.

El Delegado de Recursos Hidráulicos en Granma reconoce que las obras, hasta el momento, no incrementan el suministro de agua, por la poca disponibilidad del líquido; pero tienen un impacto positivo en los consumidores, porque  no está contaminada.

El quehacer de los constructores en barrios bayameses  alimenta, como nunca antes, la esperanza de los moradores de disfrutar en sus hogares de la cantidad de agua necesaria, y garantizada.

Tuberías nuevas en Siboney FOTO/Luis C. Palacios Leyva
Moderna zanjeadora en acciónFOTO/Luis C. Palacios Leyva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *