Mónica García Raga: Voluntad y talento

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 24 diciembre, 2020 |
7
Para Mónica es esencial la interacción cotidiana con los estudiantes (segunda de derecha a izquierda).Foto cortesía de la entrevistada.

Ademanes delicados, hablar pausado, una gran sensibilidad humana y mucha sencillez distinguen a la Doctora Mónica García Raga, primera mujer del sector de la Salud en Granma que obtiene la categoría de Doctora en Ciencias Pedagógicas.

Dicho así parece algo que no rebasa lo habitual, pero para quien tiene un hogar con esposo e hijos, además de la responsabilidad de dirigir la facultad de Medicina Efraín Benítez Popa, de Bayamo, es el cumplimiento de un reto mayúsculo, a fuerza de tesón, largas horas de estudio y una dedicación a toda prueba, sobre todo en el tiempo destinado al descanso.

Cuando conversamos con la Doctora Mónica, especialista de Primer y Segundo grado en Pediatría, y de posgrado en Docencia universitaria, nos permeamos de su convicción de que todo es posible si nos lo proponemos.

La obra humana y profesional de su abuelo materno el Doctor Rafael Raga, médico del pueblo en Manzanillo y Yara, influyeron de manera directa en la orientación vocacional de la hoy Profesora e Investigadora auxiliar, quien en 1991 se graduó como médico en la Facultad de Ciencias Médicas Celia Sánchez Manduley, de Manzanillo, donde sobresalió por su actividad científico estudiantil con varios premios y reconocimientos por resultados de impacto social en investigaciones a nivel de base, provinciales y nacionales.

“Mi vida estudiantil fue muy movida –asegura- con resultados académicos satisfactorios e instructora no graduada en Pediatría. Siempre amé la carrera de Medicina, desde pequeña y me apasionaba la atención a los niños, por eso decidí ser pediatra, y me resultó muy provechoso el servicio social, en el municipio de Guisa, atendiendo los consultorios del médico de familia ubicados en el Plan Turquino, lo cual me permitió contribuir de manera efectiva a las estrategias de la atención primaria de salud y del programa materno infantil en el montañoso territorio.

“También ejercí actividad en el policlínico Jimmy Hirtzel, de Bayamo, con la atención a la población pediátrica de las zonas rurales como Aeropuerto Viejo, Trinidad, El Padrón, además de los repartos urbanos Pedro Pompa, Roberto Reyes y Jesús Menéndez”.

Llegar a la condición de Máster en Ciencias en 2008 tuvo como antecedentes el desarrollo de una labor educativa integral durante la impartición de asignaturas como Medicina Comunitaria a estudiantes de segundo año de Medicina y de tercer año del cambio de carrera, la tutoría y asesoría a grupos científicos estudiantiles que obtienen resultados relevantes y destacados a instancias de base, provincial y nacional con investigaciones de impacto social, y la actualización y el perfeccionamiento profesional de médicos y especialistas en formación tanto cubanos como del programa de la ELAM.

Además, la impartición de más de 40 cursos, talleres, y conferencias de superación profesional al posgrado sobre temas diversos, de importancia para la preparación y el desempeño profesional en vínculo con la especialidad de Pediatría y la docencia universitaria.

Aunque en apariencia es frágil, Mónica es en realidad una persona con mucha fortaleza física y convicciones sólidas, enamorada de la vida, sobre todo familiar en la que armoniza totalmente con su esposo y dos hijos, médicos y estudiante de Medicina en febrero próximo la hembra de sus descendientes, carrera que también ejerce su única hermana, puntales para su labor.

“Los componentes docente investigativos –indica- siempre han estado presentes en mi desempeño profesional, con acciones transformadoras en la solución de múltiples problemas de salud, con proyección hacia la atención primaria, entre ellos la modificación de factores de riesgo relacionados con la morbilidad por asma bronquial en la edad pediátrica; los accidentes en el hogar; las infecciones comunitarias y la anemia por déficit de hierro, entre otros”.

Sobresale en la trayectoria de García Raga la presentación y socialización de resultados científicos en vínculo con su especialidad y la docencia médica en el I Congreso internacional y II Congreso Nacional de Medicina Familiar en 1998; en el VII Seminario Internacional de Atención Primaria de Salud en 1999; al igual que su participación en otros múltiples eventos nacionales e internacionales hasta el año 2020 y la publicación de más de 50 artículos científicos en revistas de alcance provincial, nacional e internacional.

Atesora diversos reconocimientos como los de la Federación de Mujeres Cubanas, de la Dirección nacional de postgrado, la FEEM y la FEU; el Sello forjadores del futuro, por resultados de la trayectoria investigativa en el 2000, Vanguardia nacional en los años 2004, 2005 y 2006; Distinción Manuel Fajardo Rivero por el trabajo ininterrumpido en el sector de la salud más de 20 años; Profesor Tiza de oro en 2016 y 2017,   Premio alma mater; Medalla Jesús Menéndez, y Distinción por la educación cubana, entre otros.

“No voy a negar que siento gran satisfacción por haber logrado la categoría de Doctora en Ciencias Pedagógicas en noviembre pasado, con una investigación orientada a la integración de contenidos bioéticos en el médico general integral, que tributa al perfeccionamiento de la calidad de la prestación durante la práctica pediátrica en la atención primaria de salud.

“También me resulta grato ser la única mujer en nuestro sector que ostenta esa categoría, porque demuestra cuánto podemos hacer y abre el camino para otras colegas que incluso ya están mucho más cerca de lograrlo.

“La vida me puso un reto inmenso, pues casi al unísono discutí mi Doctorado y perdí a mi adorada madre, pero una vez pude imponerme a la adversidad, y precisamente a ella lo dedico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Excelente persona. Cuadro. Medico. Compañera. Para mi es una satisfacción ser uno de los profesores que ella dirige. Es realmente ejemplo de lo que puede hacer la mujer Cubana en nuestro país. Es sencillamente para mi. Un ejemplo a seguir.
    Le felicito y estoy seguro seguirá logrando buenos resultados de trabajo en su colectivo de trabajo.

  2. Waoo es q me emocionan sus palabras Profe! Sin lugar a dudas es usted un ejemplo a seguir por todas las mujeres de nuestro galeno,ejemplo de firmeza,seguridad,inteligencia,ímpetu y mucho sacrificio. Mas q orgullosa estoy por haber tenido una directora como ud! Deseo mucho éxito en su vida y mil bendiciones porq lo merece,ud y su hermosa familia q la adora. Y siga brillando q aquí estaremos listos sus admiradores para homenajearla

  3. Muchas gracias a los colegas de este sitio que laboran duro cada día, en especial a la periodista Maria Valerino que nos entrevistó con especial profesionalidad. Un abrazo a todos los colegas del sector salud que cada día empeñan su labor con un mayor crecimiento humano y profesional.