Nasobuco y disciplina en tiempos de unidad

Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 25 abril, 2020 |
0

Mientras la comunidad científica mundial trabaja por encontrar una vacuna contra el coronavirus, aparecido en la ciudad China de Wuhan a finales del pasado año, asiduos a las redes sociales se empeñan en promocionar mitos y creencias populares carentes de un respaldo veras.

Se ha generado mucha fake news, noticias y datos falsos, que alimentan la desinformación alrededor de supuestas curas milagrosas para prevenir el contagio y, lo más lamentable, muchas personas comparten contenidos antes de verificar su veracidad.

Connotadas falsedades señalan que la Covid-19 fue creada por Bill Gates para vender vacunas y que el gobierno Chino pidió a una Corte aprobar el “sacrificio” de 20.000 pacientes de coronavirus.

Algunos de estos conspiradores aseveran que enjuagar la nariz y hacer gárgaras con agua de sal, mata los gérmenes de las amígdalas y evita su paso a los pulmones, cuando no existe evidencia de que el referido virus permanezca determinado tiempo en la garganta.

Una familia mexicana, radicada en los Estados Unidos, afirma que se curaron con un remedio casero: tres aspirinas de 500 gramos hervidas con jugo de limón y miel, se toma caliente y al otro día amaneces libre de todo mal. !Amén!

En su afán por informarse, muchos admitieron como efectiva la descabellada sugerencia de untarse en el cuerpo orina infantil, o de vacas, como acción terapéutica de valor incalculable. ¿?

La saturación repetida de estas fórmulas en las redes sociales, facilitó la creencia de que se puede matar el coronavirus bebiendo líquidos calientes, incluido el ron, sin importar la marca.

Los practicantes de esta variante actuaron solidariamente a favor de la idea, considerando que el consumo de alcohol etílico estimula el sistema inmunológico, pero olvidaron el

daño causado a mucosas, bolsillos y familias.

De igual forma sucedió con otro consejo difundido: Ingiera abundante agua y evitará el contagio, variante desechada por quienes no estuvieron de acuerdo con el precio duplicado, que muchos vendedores impusieron al vital líquido cuando se lleva a domicilio.

Sin embargo, promotores de tales tendencias se hicieron de la vista gorda ante la aseveración de que el Sars-Cov-2 , también se trasmite a través de monedas y billetes, le aseguro que, al menos en Cuba, los cajeros automáticos permanecen aún abarrotados.

Por el momento la prescripción facultativa más efectiva para mantener distante al patógeno, es desarrollar el sentido de responsabilidad, el distanciamiento social, mucha higiene, el empleo del nasobuco y sobre todo cumplir con lo indicado por las autoridades sanitarias.

En tiempos de unidad, estas sugerencias también fortalecen el ADN de cada cubano, otra vacuna eficaz contra el astuto coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *