Noche manzanillera al compás de saxofones

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 23 marzo, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios Leyva

Manzanillo.- Músicos e intérpretes granmenses y de varias provincias cubanas regalaron, este miércoles,  una noche espléndida a los manzanilleros  que optaron por reunirse en el patio de la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) de la localidad.

La parada golfeña del X Encuentro nacional de saxofonistas solistas propició más que un concierto, el intercambio de amigos, colegas que se ubican entre la vanguardia de ese instrumento musical en la Mayor de las Antillas y enaltecen con sus ejecuciones el pentagrama nacional.

Exquisita apertura tuvo la velada en las voces de los cantantes del grupo Yakaré al interpretar la pieza Cabalgando con Fidel, obsequio al Comandante en Jefe de la Revolución cubana e impulsor de la cultura y la música.

A partir de ese instante, subieron al escenario de la Uneac  destacados exponentes del saxofón en el archipiélago cubano, como el bayamés Luis Bonet, el manzanillero Horacio Borbolla y Aldo Medina, de Santiago de Cuba; además el guitarrista Luis Millet y los vocalistas Lisbet Castillo, Yordano Cumbá, Yaniuska Guerra y Juan Luis Carmona.

El colofón de la noche lo constituyó el homenaje a los manzanilleros Jorge Arista Martínez, ejecutante de trombón y al saxofonista César Palacios Rosabal.

“El trombón, como la música, es mi vida y lo tocaré hasta el fin de mis días. Recuerdo tengo muchos, pero sin dudas,  trabajar al lado de figuras relevantes como Lino Borbolla, Chopín Chovén y Pachy Naranjo me enorgullecen”, nos dijo Arista Martínez, y aseguró estar muy feliz por el agasajo de sus compañeros.

Palacios Rosabal, como su compañero, no se siente menos enamorado del saxofón y valora estos encuentros como necesarios para despertar en los jóvenes el incentivo de acercarse a ese instrumento de viento.

“Mucho estudio y oído son mis consejos a los que se inician en esta profesión”, remarcó César.

Al entregar a Manuel Olivera Álvarez, presidente de la Uneac en Manzanillo, el Trofeo de Honor del Encuentro, el músico Luis Bonet Tamayo, principal gestor de la iniciativa, aseveró que siempre es un placer regresar a la Ciudad del Golfo de Guacanayabo.

“Aquí existe una cantera de excelentes ejecutantes del saxofón y de relevantes músicos, como Pachy Naranjo y Cándido Fabré. Son nuestros amigos y colegas, acá nos sentimos en familia y compartir siempre es un privilegio para nosotros”.

La velada concluyó con las interpretaciones de Lino Borbolla y su grupo, Una cerrada ovación selló la noche y en el ambiente se respiraba el compromiso del retorno en 2018.

El X Encuentro nacional de saxofonistas solistas cerrará sus cortinas oficiales esta noche, con una actividad similar en la sede provincial de la Uneac,  y  tendrá entre los atractivos  una descarga especial del Grupo Yakaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *