Norberto Pacheco creció con el trabajo

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 20 abril, 2017 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

La visita lo sorprendió en los trajines productivos en su finca La Esperanza, de la cooperativa de créditos y servicios Camilo Cienfuegos, del municipio de Yara, en la provincia de Granma.

La organización y limpieza del lugar saltan a la vista, varios son los cultivos, con predominio del tabaco, de Norberto Pacheco Lago, un hombre que creció con el trabajo.

Empresa tabacalera en la vanguardia de la calidad

El otrora Técnico Medio en Contabilidad y Finanzas optó por labrar la tierra, que recibió en usufructo hace varios años: “Cuando emprendí la tarea, no sabía nada y, con el tiempo, me fui enamorando de la finca, las plantas y de los animales.

“La actividad tabacalera es muy rigurosa, con la ventaja de que anualmente orientan las guías o instructivos para el cultivo, de los que me nutro en cuanto al manejo y agrotecnia.

“Soy un ferviente defensor de la ciencia y la técnica, para lograr una buena preparación del suelo, posturas, siembra y cosecha de calidad, lo que me permite obtener altos rendimientos agrícolas con la variedad Corojo 2006, de hasta 3,86 toneladas por hectárea”.

Pacheco Lago cuenta con 1,5 hectáreas, una casa de curar la aromática hoja, que se distingue por sus condiciones, al disponer de 11 aposentos, horcones de acero, paredes de ladrillos, ventanas, techo de guano y tejas, baño sanitario e iluminación artificial.

Mientras, utiliza cujes para ensartar, de las especies conocidas como cañabrava y eucalipto, muy duraderos, y con lo que garantiza la madera para el proceso productivo.

Sobresale por aportar más de tres toneladas de capadura, destinada a la fabricación de cigarrillos, lo que contribuye a un incremento en el rendimiento aproximado del 30 por ciento, tras el corte del principal en la recolección de tabaco.

“Hace 18 años acopio la capadura con buenos resultados porque me beneficia en el cumplimiento del plan y económicamente con un ingreso adicional”, dijo el productor de más altos rendimientos agrícolas en Yara.

Asimismo, rota el cultivo con frijol, maíz y frutales;  cuenta con un pequeño acuario y patio con 120 gallinas ponedoras que le aportan más de 60 huevos diariamente, los que comercializa mediante la Asociación Avícola de su Consejo Popular.

Este destacado productor recibió la condición de la Doble Excelencia, por la integralidad en los subprogramas de la Agricultura Urbana y Suburbana, otorgada por el Grupo Nacional durante el primer recorrido realizado en el 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *