Nuevo éxito de la cirugía granmense (+ fotos y video)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 3 abril, 2018 |
1
Para la Doctora María Julia Ojeda Ojeda, el salón de operaciones es su vida, y reconoce como el mayor logro en este caso, salvar a Leosbani y su positiva evolución pasados cuatro meses. FOTO/ Geidis Arias Peña

“Esa Doctora, María Julia, es mi otra mamá, me salvó la vida. Le mando saludos y  mucha admiración para ella. Yo me siento bien”, asegura el joven de 32 años Leosbani Pino López, en una frase entrecortada, para acto seguido bajar la cabeza y fijar la vista en el piso.

Él, es una persona introvertida, con retraso mental, pero con un “gran corazón” que le permite mantener un agradecimiento inmenso a quienes lo sacaron de una difícil situación en el quirófano del Hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo.

Leosbani lo intervinieron quirúrgicamente por ingestión de cuerpos extraños, a quien le extrajeron 40 objetos, como tubos, pestillos, tijera, corta uñas,  hebillas, piedras, vidrios… por los doctores María Julia Ojeda Ojeda, Yolaisy López Abréu, Yurennys Rosales Aguilar y Álvaro Jesús Estévez Pérez, estudiante de sexto año de Medicina, verticalizado en Cirugía.

De acuerdo con indagaciones hechas en archivos de Medicina en internet, la ingestión de cuerpos extraños es un problema clínico común, provocada accidental o intencionalmente, lo cual es más usual en los niños, de seis meses y tres años de edad.

Cuando ocurre, en adultos, de manera intencional, casi siempre se trata de personas con trastornos siquiátricos o reclusos.

Con solo 32 años el joven bayamés vivió una tremenda experiencia, que pudo costarle la vida. FOTO/ Geidis Arias Peña

La extracción de los cuerpos extraños mediante endoscopia ha reducido su morbilidad y mortalidad; además permite identificar el objeto, valorar el estado de la mucosa subyacente y comprobar si se ha producido alguna complicación.

UN MAL RECUERDO

El protagonista principal de esta historia, a mediados del pasado año, comenzó a perder peso corporal, y a presentar síntomas como dolor abdominal, vómitos, fiebre y heces negras.

Para su tía, Ivia López Tamayo, toda esa etapa es un mal recuerdo, pues “por poco lo perdemos”.

Explica que no imaginaron que tuviera relación con la ingestión de esas “cosas de hierro, porque nunca  antes lo había hecho.

“Mi sobrino se estaba pasando una temporada con su papá, y este nos dijo que había estado echando algo en el excremento, pero no pensamos en nada de esto.

“Cuando ya los síntomas arreciaron nos preocupamos y lo llevamos al hospital, tuvo varios ingresos y más de un diagnóstico, hasta que cayó en manos de la Doctora María Julia Ojeda y sus compañeros, muy competentes.

“Estoy orgullosa de ellos, sumamente agradecida. Ya él se encuentra bien, recuperado, come bastante y echó el pestillito que le quedaba dentro”.

A esta gratitud se suma Idaelma López Tamayo, progenitora de Leosbani.

TRÁNSITO POR EL CÉSPEDES

Al revisar la historia clínica de Leosbani conocimos sobre su tránsito por el Hospital Carlos Manuel de Céspedes, donde llegó el 29 de septiembre de 2017, y le realizaron una endoscopia digestiva superior en la que se comprobaron múltiples erosiones elevadas, con pliegues engrosados y eritematosos, y mucosa de aspecto irregular en el bulbo y la curvatura menor del estómago.

Fue ingresado con el diagnóstico clínico de hemorragia digestiva alta por gastritis erosiva sangrante. Después de cinco días egresó con seguimiento por su área de Salud y turno para consulta de Cirugía.

A los 22 días se atendió nuevamente en el servicio de Cirugía General por los síntomas señalados anteriormente, y los médicos de asistencia deciden ingresarlo con un presunto diagnóstico de tumor de cabeza de páncreas.

El caso fue rediscutido, entonces se le realizó laparotomía exploradora, lo cual confirmó la presencia de cuerpos extraños gástricos y duodenales, con oclusión total de la luz intestinal y dilatación gástrica.

Como parte de la intervención quirúrgica a la cual es sometido se extraen siete objetos metálicos al hacerle la gastrostomía, con 11,5 centímetros de largos los más grandes, pero a la segunda porción duodenal no pudo llegarse para movilizar los cuerpos que allí se palpaban, entonces se realiza duodenotomía, extrayendo el resto de las piezas.

El paciente fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos. Presentó buena evolución postoperatoria, sin complicaciones y egresó el 15 de noviembre de 2017, luego de 20 días de hospitalización, con turno para consulta externa de Cirugía, para valorar su evolución.

TREMENDA EXPERIENCIA

La Doctora María Julia Ojeda Ojeda, Especialista de Segundo grado en Cirugía General, Profesora Consultante y miembro de Honor de la Sociedad Nacional de Cirugía, atesora incontables experiencias profesionales, pero esta la cataloga de mayúscula.

“He intervenido a varias personas por cuerpos extraños en vías digestivas, pero ningún caso fue de esta magnitud”, afirma.

“Cuando recibí al paciente estaba extremadamente delgado, y  me preocupó, ya al operarlo comprobé lo complicado del caso.

“En la maniobra de extracción se perforó la rodilla duodenal debido a que algunos de los objetos eran puntiagudos y tenían filo, por ello precisamos hacer apertura de las vísceras con derivación interna, para facilitar el drenaje, no quitamos ningún segmento del tubo digestivo, y obtuvimos buenos los resultados.

“En su postoperatorio se comportó como si no estuviera operado, increíble. Le damos seguimiento por consulta, y está asintomático, haciendo una vida normal, comiendo mucho y ganando peso.

“No conozco intervención quirúrgica en el país como esta y con evolución positiva. Por eso enviamos el trabajo a la revista internacional Chilena Cirugía y cirujanos, para su publicación.

“Aclarar que el éxito de esta intervención se debe a todos los participaran, constituye un logro colectivo”.

Nuevo éxito de la cirugía granmense

Nuevo éxito de la cirugía granmense
Leosbani fue intervenido quirúrgicamente por ingestión de cuerpos extraños, en este caso, le fueron extraídos 40 objetos metálicos, como tubos, pestillos, tijera, corta uñas y hebillas… por los doctores María Julia Ojeda Ojeda, Yolaisy López Abreu, Yurennys Rosales Aguilar y Álvaro Jesús Estévez Pérez, estudiante de sexto año de Medicina verticalizado en Cirugía.

Publicada por La Demajagua en Lunes, 26 de marzo de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *