Obstaculiza bloqueo desarrollo ganadero en Granma

Share Button
Por Juan Farrell Villa | 26 octubre, 2016 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios
FOTO/ Luis Carlos Palacios

El bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos obstaculiza el programa de desarrollo de la ganadería en la suroriental provincia cubana de Granma.

Sus afectaciones se manifiestan en el encarecimiento  de los precios de las semillas para la producción,  fertilizantes, piezas de repuesto para los equipos agrícolas, los medicamentos destinados al tratamiento de los animales, entre otras.

Marino Seguro Oliva, director de la empresa agropecuaria Bayamo, dijo que impacta negativamente de manera directa por no poder acceder a los piensos, medicamentos antiparasitarios, materiales e insumos destinados al ordeño mecánico y erradicación del marabú.

Subrayó que aunque se potencia la elaboración de pastos y forrajes y la utilización de plantas proteicas, que dan un nivel alto de proteína, no es suficiente para la alimentación que requiere el ganado.

El especialista insistió en que todas esas y otras limitaciones han afectado el proceso productivo, en sentido general, junto a la imposibilidad de invertir en la infraestructura ganadera.

La ganadería en Granma lograría una rápida recuperación e incrementaría la cantidad de animales y la producción de leche, si desapareciera el bloqueo norteamericano.

En el informe Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba se ejemplifica:

“La empresa Labiofam no ha podido obtener en el mercado estadounidense las materias primas MEM-A y FETAL BOVINE SERUM, que solo venden compañías de ese país. Estas son necesarias para la producción de vacunas contra virus y bacterias que afectan al sector pecuario en Cuba.

“Esta situación obliga a la empresa a recurrir a proveedores de países europeos para importar estos productos, con el consiguiente incremento de los costos de la transportación y de los márgenes de ganancia que establecen dichos proveedores.

“El problema es aún más complejo debido a que esta importación requiere la certificación de origen emitida por una institución veterinaria estadounidense.

“Por esta razón, los proveedores temen correr el riesgo de que a través del control de la trazabilidad de esta certificación se detecte la operación y puedan ser multados por la Ofac¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *