Obtiene Granma calificación de bien en Agricultura Urbana y Suburbana

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 10 diciembre, 2017 |
1
FOTO Rafael Martínez Arias

El suroriental territorio de Granma mereció la calificación de bien en el más reciente recorrido realizado por el Grupo nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana, el cual realizó las conclusiones este viernes en la sede de la Asamblea provincial del Poder Popular en Bayamo.

Todos los municipios aportaron al buen desempeño de la provincia pero entre los más destacados figuraron Jiguaní, Guisa y Pilón, respectivamente.

Entre los aspectos abordados estuvieron la garantía de semillas y posturas para la siembra de hortalizas, de modo que para fin de año el pueblo cuente con estos alimentos en la mesa.

También se dialogó sobre la necesidad de impulsar no solo la producción de la lechuga, sino de otras variedades de cultivos como la zanahoria, remolacha, acelga y otros.

Un tema debatido fue la atención a las fincas de plantas medicinales y condimentos secos como paso importante para desarrollar e impulsar a la agricultura.

Asimismo, resaltaron la relevancia del programa de los patios y parcelas, los cuales contribuyen al incremento productivo en los lugares donde están enclavados y cuya proliferación siempre aporta beneficios.

En el resumen del recorrido se le otorgó la condición de Excelencia al Taller de alta demanda de Buey Arriba y la doble Excelencia a la finca El Progreso de Jiguaní.

Al referirse a los resultados de la provincia Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Granma, dijo que debemos acelerar el paso y seguir demostrando que si se puede, sobre todo en la producción de alimentos, un tema tan sensible y de gran impacto en el aumento de la calidad de vida del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Es preocupante que noticias como estas se publiquen con rimbombancia en nuestros medios de prensa, con carencia de argumentos que justifiquen el otorgamiento de una categoría, pues las personas comunes se hacen muchos cuestionamientos al respecto. Valdría la pena explicar: ¿bajo qué indicadores se realiza esta evaluación?, ¿cómo se determinan los indicadores, o sea, a partir de qué criterios?, ¿qué impacto tienen la producción de esta modalidad en la población y en las entidades de interés social?
    En la construcción de un socialismo próspero y sustentable, como nos hace el llamado la máxima dirección del país y como merece el aguerrido pueblo de Cuba, no hay mucho espacio para el triunfalismo que aleja de la realidad los resultados. En mi modesto modo de ver estos tratamientos a cuestiones tan susceptibles como la alimentación, en vez de generar esperanza y confianza, ejerce –en la mayoría de los casos- su efecto contrario.