No quiero, no quiero, échamelo en el sombrero

Share Button
Por Luis Morales Blanco | 16 noviembre, 2018 |
0

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha desmandado a hablar de los médicos cubanos, de “su falta de preparación”, y por esa causa para trabajar en el Gigante suramericano nuestros  galenos “tendrían que optar por la revalidación de sus títulos” y cuando esto estuviera consumado podrían acceder de nuevo al trabajo asistencial, pero solo a título personal, porque él no estaba para financiar “dictaduras comunistas”.

Y quién le dijo a ese señor que él les paga a los médicos cubanos, el contrato es a través de la Organización Panamericana de la Salud,  cuyos directivos y funcionarios, por cierto,  están muy satisfechos por la labor de los  médicos  y paramédicos antillanos en ese país suramericano, al igual que las comunidades humildes de sitios incluso inhóspitos de Brasil, muchos de los cuales jamás habían visto un médico y con los cubanos, además de profesionales competentes encontraron hermanos.

¿Así que Bolsonaro denigra a nuestros profesionales, pero admite su competencia  y profesionalidad cuando quieren que vuelvan  pero a “título personal” en qué quedamos “Jaircito” ¿te peinas o te haces papelillos?  mejor aún no será que el  Bolso apela al conocido refrán: “No lo quiero, no lo quiero, pero échamelo en el sombrero”, porque está loco por seguir contando, a su manera , con el ejército de la Salud pública cubana en su lucha contra la enfermedad y la muerte.

Asimismo en Las razones de Cuba  Arthur González asevera que  recién electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para congraciarse con la Casa Blanca y la mafia terrorista de Miami, expresó que “no tiene sentido mantener los nexos diplomáticos con Cuba, ya que esta pisotea abiertamente los derechos humanos”, igualmente atacó el programa “Mais médicos”, que contempla a unos ocho  mil profesionales cubanos de la Salud, que prestan su ayuda en zonas remotas de Brasil donde los médicos brasileños se niegan a trabajar.

“Si usted estuviera realmente preocupado por el pueblo cubano,  añade el columnista, debería condenar la criminal guerra económica, comercial y financiera impuesta y sostenida por Estados Unidos desde hace 60 años, que pretende matar por hambre y enfermedades a niños, ancianos, mujeres y hombres que trabajan por salir adelante de forma soberana, sin el tutelaje yanqui.

Las campañas contra Cuba que ahora lanza Bolsonaro, jamás podrán  empañar la magnífica labor humanitaria que realiza el personal de la Salud de Cuba y el amor de la gente humilde del propio país sudamericano.

Para conocer un poquito mejor a Bolsonaro es válido el resumen publicado por  Wikipedia, célebre por sus posiciones derechistas:  (…) Se hizo famoso por sus posiciones nacionalistas y conservadoras, por la defensa de la dictadura militar de 1964, por sus críticas a la izquierda, por haber considerado la tortura como una práctica legítima,  por sus posiciones contrarias a los derechos de homosexuales y por varias otras declaraciones controvertidas durante la campaña electoral de Brasil, las cuales le valieron cerca de 30 pedidos de casación y tres condenas judiciales. Sus posiciones políticas generalmente son clasificadas como alineadas a los discursos de extrema derecha.

Pero lo que quizás lo defina mejor sea la veintena de frases pronunciadas por el propio Bolsonaro en diversos contextos https://www.perfil.com/noticias/internacional/frases-mas-polemicas-de-jair-bolsonaro.phtml

“Estoy a favor de la tortura. Y el pueblo está a favor también” (1999, en entrevista en TV).

“No emplearía (hombres y mujeres) con el mismo salario. Pero hay muchas mujeres competentes” (2016, en entrevista en TV).

“Sería incapaz de amar un hijo homosexual. No voy a ser hipócrita aquí. Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí” (2011, entrevista con una revista).

Yo no soy violador, pero si lo fuera, no la iba a violar porque no lo merece” (en 2003 a la diputada del Partido de los Trabajadores María del Rosario, mientras se debatía una ley sobre la violación).

“No corro ese riesgo porque mis hijos fueron muy bien educados” (2011, en entrevista en TV, al ser cuestionado sobre cómo sería su reacción si alguno de sus hijos se enamorase de una mujer negra).

“No es una cuestión de colocar cupos de mujeres. Si ponen mujeres porque sí, van a tener que contratar negros también”.

“El afrodescendiente más flaco allá pesaba siete arrobas (antigua unidad de medida). No hacen nada. Creo que ni para procrear sirven más” (2017, tras visitar un “quilombo”, reducto en donde viven personas de descendencia africana, y comparándolos con vacas).

“Hay que dar seis horas para que los delincuentes se entreguen, si no, se ametralla el barrio pobre desde el aire”.   “Vamos a fusilar a la ‘petralhada’ aquí en Acre” (2018, en campaña en el estado de Acre, refiriéndose a los militantes del izquierdista Partido de los Trabajadores, PT).

“El hijo empieza a mostrarse amanerado, gay, cambia su comportamiento, ¿verdad ?, ya oí de algunos aquí…, menos mal que me dieron unos chirlos de chico, mi padre me enseñó a ser hombre”.   “No voy a combatir ni discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle los voy a golpear” (2002, en entrevista).

“No hacen nada. Más de mil millones de dólares al año estamos gastando en ellos” (sobre los brasileños con ascendencia africana).   “Defiendo la pena de muerte y el rígido control de la natalidad, porque veo la violencia y la miseria que cada vez se extiende más por nuestro país. Quien no tiene condiciones de tener hijos, no debe tenerlos” (1993, durante una reunión del Congreso).

“El pobre solo tiene una utilidad en nuestro país: votar. La cédula de elector en la mano es diploma de burro en el bolsillo. Sirve para votar por el gobierno que está ahí. Sólo sirve para eso y nada más”.

“El error de la dictadura fue torturar y no matar” (2016, durante una entrevista en una radio brasileña).

“Deberían haber sido fusilados unos 30.000 corruptos, empezando por el presidente Fernando Henrique Cardoso” (1999, en entrevista).

“Dios encima de todo. No quiero esa historia de estado laico. El estado es cristiano y la minoría que esté en contra, que se mude. Las minorías deben inclinarse ante las mayorías” (2017, en conferencia).

“Es una desgracia ser patrón en este país, con tantos derechos para los trabajadores” (2014, entrevista en diario).

“El 90% de los hijos adoptados (por parejas homosexuales) van a ser homosexuales y se van a prostituir, con seguridad” (entrevista en televisión).

“Ella no merece (ser violada), porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría. Yo no soy violador, pero si fuera, no la iba a violar porque no lo merece.” (A la diputada del PT, María del Rosario)

“A través del voto, no va a cambiar nada en este país. Solo va a cambiar, desafortunadamente, cuando nos partamos en una guerra civil”.