Período excepcional

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 21 julio, 2016 |
0

Si tenemos en cuenta que para los meses restantes del 20l6, el país ha anunciado ajustes en la economía, pero sin afectar servicios fundamentales a la población, y que ello requerirá de una gestión de elevada eficiencia en cada actividad productiva y de servicio, ese lapso trascenderá como una etapa excepcional.

Así puede entenderse, luego de que, analizado el tema en la última sesión de la Asamblea del Poder Popular en Granma, el territorio reafirmó sus compromisos económicos, aún con la anunciada reducción de portadores energéticos.

¿Cómo se logrará? Algunos organismos, expusieron a manera de ejemplo, cómo conseguirán cumplir sus encargos, con la máxima de aprovechar reservas antes poco explotadas, mejor optimización de los recursos (lo que indica frenar el desvío y el derroche), y la puesta en práctica de toda iniciativa válida.

Leonardo Labrada Mesa, director provincial de Transporte, explicó que sobre esa base se aseguran las transportaciones de pasajeros, incluidas las de rutas nacionales, en las cuales circularán algunos ómnibus de manera extra como ya se ha hecho en otras etapas vacacionales, para responder a la alta demanda de pasajeros.

Se aseguran en el semestre el transporte por ferrocarril, el pase de los estudiantes y el traslado de profesores por ómnibus escolares y la distribución de la canasta básica,

En la transportación de carga, las soluciones apuntan a un mejor acomodo de las mismas, a ajustes en los períodos de distribución de mercancías por zonas, al uso de los equipos más eficientes y la eliminación de los llamados kilómetros vacíos, lo que implica un nivel de operación muy precisa.

Para que se entienda la rigurosidad de la labor a desarrollar, en las rutas se ajustan las salidas en horarios picos. Además, se pretende que los ómnibus que deben salir de una comunidad en horario temprano, duerman allí, porque sean conducidos por choferes que viven en ese propio punto de partida, por citar algunas alternativas.

La proyección de la empresa producción local de materiales de la construcción, también expuesta en la sesión, incluye la habilitación de descargaderos en determinados municipios, de manera que a estos puedan acceder a buscar los materiales y materias primas necesarios otros municipios cercanos. Eso sin dudas impactará en ahorro de combustible.

La decisión de que se comercialicen los materiales en el lugar donde se producen, permitirá al mismo tiempo disminuir el porciento de rotura.

La cocción de ladrillos con leña, y una mayor inserción a la producción del sector no estatal, se conciben además entre las medidas concebidas para esta actividad, la cual pretende mantener sus niveles productivos e incluso superarlos, aún con cinco mil litros de combustible menos para la etapa.

Así todos los organismos y actividades diseñan su plan de medidas, las cuales no son más que esa respuesta que desde hace mucho tiempo se espera en cuanto a la optimización y la racionalidad.

Manuel Santiago Sobrino Martínez llamó a la reflexión sobre la importancia de que estos asuntos sean debatidos en cada lugar, pues las mejores propuestas siempre parten de los trabajadores.

Advirtió que, en el servicio eléctrico, la afectación solo está concebida en el alumbrado público, y que, por ejemplo, en un restaurante, a la hora de atender a los clientes, el aire acondicionado esté apagado, es por responsabilidad del administrador.

Ratificó, como lo ha anunciado el país, que esta es una situación coyuntural, y que se enfrentará con mayor control y optimización, mucha comunicación y unidad.

Nosotros, que somos conscientes de que las reservas de ahorro son infinitas, no solo en nuestro entorno inmediato, sabemos que sí será posible que la provincia, como se ha comprometido, cierre el 2016 con un positivo registro en sus tareas priorizadas.