Oriente tembló por la muerte de Frank País García

Share Button
Por Gislania Tamayo Cedeño | 29 julio, 2015 |
0

Este 30 de julio toda Cuba rinde homenaje a Frank País García en el aniversario 58 de su asesinato. La corta pero intensa vida del inolvidable santiaguero, nos revela el innato luchador revolucionario convertido en un fiel seguidor de la estrategia de lucha del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Nació el 7 de diciembre de 1934 como consta en el folio 114 del Libro 50 del registro civil del distrito sur de Santiago de Cuba y le llamaron Frank Isaac.

Ese día su padre, el pastor bautista Francisco País bromeo con los presentes: “Mi hijo será un gran patriota porque nació el día de la muerte del Titán”. Se refería a Antonio Maceo y Grajales.

Frank se destacó como dirigente estudiantil, fue uno de los principales cabecillas de la Asociación de Estudiantes, y partidario del movimiento latinoamericano de Reforma Universitaria, integrando el Bloque Revolucionario Estudiantil Normalista (BREN), constituyendo la Federación Local de Centros de Segunda Enseñanza y participando en el Directorio Estudiantil Revolucionario.

El rechazo al Golpe de Estado del dictador Fulgencio Batista y Zaldivar el 10 de marzo de 1952 constituye el hecho que marca con mayor claridad el inicio de esta concordancia existente en el pensamiento y la acción de dos hombres que la historia unirá a favor de una causa justa: la independencia de Cuba.

En Santiago de Cuba, con apenas 17 años junto a otros jóvenes se dirige al Cuartel Moncada, para reclamar armas y deponer por la fuerza al tirano. Por diferentes vías, pero unidos a una misma idea, Frank y Fidel habían llegado a la conclusión de que era necesario acabar de raíz con la terrible opresión que sufría el pueblo.

Frank siempre tuvo la convicción de que no había otra alternativa que la lucha armada para derrocar a la tiranía batistiana. De ahí que con apenas 20 años funda Acción Revolucionaria Oriental (ARO) organización insurreccionalista, devenida después en Asociación Nacional Revolucionaria (ANR).

A mediados de 1955 ingresó en el Movimiento Revolucionario 26 de Julio e incorporó a jóvenes que el lideraba en la ANR.

Su capacidad, firmeza, decisión y condición de jefe del MR-26-7 en Oriente hacen que Fidel tenga confianza absoluta y plena en él.

Por ello le comunicó y le confió la responsabilidad de apoyar el desembarco del yate Granma, mediante un alzamiento armado el 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba; acción que reafirmo su personalidad excepcional y hombre organizador.

Sobre su labor de apoyo al Ejército Rebelde, no solo en los momentos iniciales con el envío de armas y pertrechos, sino incluso, con el de un grupo de 50 jóvenes como refuerzo al destacamento guerrillero, da fe en el siguiente fragmento que les mandaron a Fidel y sus compañeros: “En cuanto a la Sierra, cuando se escriba la historia de esa etapa revolucionaria en la portada tendrán que aparecer dos nombres: David (Frank) y Norma (Celia):”

El Callejón del Muro de Santiago de Cuba, fue testigo de su muerte junto con su compañero Raúl Pujol.

El periodista Pedro García con respecto a la muerte de Frank comenta:

Al mediodía, después de almorzar, se reunió con dos muchachos del Movimiento. Le traían el libro que había pedido: Entre la libertad y el miedo, de Germán Arciniegas. Una de las mujeres se percató de que la policía batistiana venía registrando unas cuadras más abajo, casa por casa, subiendo por la santiaguera calle San Germán. Él tomó una decisión: ordenó a los dos jóvenes que se marcharan en el carro. Alegó que le sería mucho más fácil alejarse a pie. A las mujeres les entregó unos documentos. “No pueden caer en manos de la tiranía”, dijo. Salió con el dueño de la casa, el combatiente Raúl Pujol, San Germán arriba. “Eh, detengan a esos dos”, gritó un esbirro. Les rodearon los uniformados. “Pero, ¿no sabe quién es este, coronel? –un connotado chivato sonreía cínicamente. Es Frank País.” Comenzaron a golpearlos. Cuando finalmente ametrallaron a Pujol, ya el joven estaba sin conocimiento. A Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos. “Aquí todo el mundo tiene que tirar, delante de todo Santiago”, vociferaba el coronel. Los esbirros vaciaron sus armas sobre los cadáveres. Arrojaron cerca de Frank una pistola 45 con dos peines; luego se vio que eran de un calibre distinto. Era el 30 de julio de 1957.

Su asesinato causó conmoción general, todo el pueblo lloró a Frank; y el régimen batistiano se puso en una crisis total. Con relación a ello Hart dice:

“Es fácil decir: Oriente paró por la conmoción. Pero sin una estrategia desenvuelta desde meses antes y una organización fortalecida por la tenacidad e inteligencia no hubiera podido canalizarse ese brote emocional. El carácter forjador de esa estrategia y creador de esa organización fue Frank.

Por aquellos días en carta a Celia, ponderaría la inteligencia, el carácter y la integridad del héroe caído y le llamaría “el más valioso, el más útil y el más extraordinario de nuestros combatientes.”

Años más tarde añade Raúl: tenia la talla de un auténtico dirigente político, la madurez de un luchador avezado, el fogueo combativo de un veterano, la tenacidad de un hombre convencido y la valentía personal de un combatiente de primera línea.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .