Otra vez Luz Vázquez inspira la creación

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 22 octubre, 2020 |
0
FOTO Rafael Martínez Arias

La vida de Rolando Enrique Simeón Pérez ha dado un giro positivo desde que en días recientes, ganara el premio de diseño y creación Germina una idea, el cual recibió gracias a su proyecto “¡oh, gentil bayamesa!”, iniciativa que concibe la materialización de un cómic para página web y unos dibujos animados sobre los sucesos relacionados con  la primera canción romántica y trovadoresca cubana.

La coronación en el certamen, auspiciado por la Oficina del Historiador de la Ciudad de Bayamo y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), llenó de alegría y entusiasmo a este mozalbete que -hace apenas un año- se desempeña como profesor y administrador del nodus informático de la escuela secundaria básica Luz Vázquez y Moreno.

En declaraciones a La Demajagua detalló las motivaciones y las características del referido proyecto: “En mi iniciativa, realizada en dos semanas, hago una interpretación sobre la historia de lo acontecido en torno a la ventana de Luz Vázquez y Moreno, a quien su enamorado Francisco Castillo Moreno con la ayuda del poeta José Fornaris y Carlos Manuel de Céspedes, le compusieron la inmortal obra musical que ayudaría a Castillo Moreno a recuperar el amor de una de las más bellas jóvenes de la segunda villa de Cuba.

“El cómic está pensado para visualizarlo digitalmente aunque no desecho la idea de que pueda llevarse al papel, pero la primera opción está más atemperada a nuestro tiempo, puede llegar a más personas y socializarse entre un mayor número de usuarios.

“La idea partió del influjo que ha tenido en mi el nombre del centro donde trabajo, y entre los propósitos iniciales está realizar también un animado  que no sobrepase los cinco minutos, pero que tampoco sea corto, pues lo que quiero contar no podría hacerlo en uno o dos minutos.

“Concebí una historia donde hay dos personajes principales: Luz Vázquez, la cual presento como un fantasma o espíritu de la ciudad, y un adolescente de 14 años llamado José, quien entretenido con su móvil tropieza por accidente con la ventana de la afamada bayamesa y se molesta por este percance.

“Al mirar al interior de la casa ve a la joven sentada en un balance y al observarlo molesto ella atraviesa la ventana- como espíritu al fin- y le pregunta por qué está incómodo. Entonces para contentarlo comienza a narrarle como eran las costumbres y tradiciones de la época colonial, las cuales José interpreta desde el punto de vista moderno.

“Cuando le hablan de las tertulias, él lo asocia con las llamadas descargas, y cuando mencionan vals o música clásica él lo relaciona con los ritmos contemporáneos preferidos por los noveles, acompañados de los efectos especiales.

“El objetivo es que el adolescente -sin irrespetar la historia- llegue a entender según sus patrones y realidad, como nació la primera canción romántica de Cuba”.

Después de haber ganado el premio, confiesa que ya le van aflorando las ideas de cómo materializarlo, y por su parte- asegura- moverá cielo y tierra para lograr su empeño, aunque no toda la responsabilidad de la concreción de ese sueño depende de él, pues los patrocinadores pondrán a su disposición las tecnologías y los especialistas que lo ayudarán.

“Sé que me llevara tiempo y tengo que realizarlo sin desatender mi labor. Mi prioridad es hacer el animado, luego el cómic o historieta digital, pero lo que más anhelo es aprender para luego emplear esos conocimientos en el futuro.

“Aunque no me gusta hacer pronósticos, si cuento con todo el apoyo, me sacrificaré para que en menos de medio año tengamos un producto terminado con la calidad requerida”.

Ahora solo basta ponerle manos a la obra, para que en breve tiempo y con los vientos a favor, este joven creador bayamés pueda contar con imágenes, la fascinante historia de una bayamesa que convirtió una canción y una ventana, en símbolos del amor y de los sentimientos patrios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *