Otro canastazo de Ramón Martínez

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 25 febrero, 2017 |
0
Ramón, junto a la manzanillera Maiyor González, quien fijó el récord nacional en 72 kilos / Foto Luis Carlos Palacios Leyva
Ramón, junto a la manzanillera Maiyor González, quien fijó el récord nacional en 72 kilos / Foto Luis Carlos Palacios Leyva

Seis medallas de oro y cuatro recordistas nacionales, resultaron, entre otras, las notas más agradables que aportó la embajada de Granma en el certamen doméstico de levantamiento de pesas de la Aclifim, que tuvo por sede recientemente la sala 12 de Enero, de Bayamo.

Por supuesto, ante tremenda actuación la alegría de su entrenador Ramón Martínez no es para menos, sus 11 alumnos subieron al podio de premiaciones (6-4-1) y, de esa manera, dieron a la provincia la sexta corona consecutiva en estas lides.

Lo más sobresaliente estuvo a cargo de Leidys Rodríguez (41 kg) y Yoander Arias (59), quienes se confirmaron primeras figuras en sus respectivas divisiones y estamparon nuevos topes nacionales, al igual que Maiyor González (79-86) y Yuniel Suárez (72); mientras Mayra Cutiño (67-73) y Leopoldo Rodríguez (80) completaron la media docena de preseas doradas.

“En estos momentos tenemos dos miembros en el equipo nacional (Leidys y Yoander), pero en la preselección hay otros cuatro (dos hembras y dos varones)”, señaló Martínez, evidencia de la progresión de los halteristas adaptados en esta región del archipiélago, responsabilidad que asumió hace 15 años.

Pero más allá de la rivalidad existente, Ramón estuvo al tanto de todo lo que acontecía en la instalación bayamesa. “Tengo el deber de ayudar a los entrenadores y atletas de otras provincias”, expresó el técnico que conduce la selección nacional, desde 2011.

Por eso no fue casual verlo dar instrucciones a competidores, como a la guantanamera Yaime Bongo (monarca en más 86), también con marca de 100 kilos, o acercarse a noveles profesores que se inician en esta difícil y noble tarea.

Él, además, impulsa la inserción de jóvenes a la práctica del deporte, “presentamos dos atletas juveniles, eso quiere decir que seguimos creciendo y con fuerza. Hemos convertido a nuestro deporte en una familia. Es algo bonito, no es nada extraordinario”, agregó.

Concluido el campeonato nacional, Martínez mira con optimismo el futuro de las pesas para discapacitados en el país. En el horizonte se asoma el Mundial de México, previsto para finales de septiembre o inicios de octubre próximos.

“Hasta ahora no sabemos la cantidad de plazas que tendremos, pero sí debemos pensar en la clasificación paralímpica para Tokio 2020. Serán las primeras oportunidades de Leidys y el matancero Oninger Drake, nuestros dos representantes en Río de Janeiro, el año pasado”, argumentó.

“Se pueden incluir dos o tres atletas más, siempre que realicen (o superen) las marcas mínimas exigidas”, puntualizó, quien mantiene vínculo con el baloncesto, disciplina a la que le debe mucho en su formación.

“Asisto a los encuentros dominicales de veteranos que se realizan en el Politécnico Juan Vitalio Acuña. En ocasiones alterno con la cancha aledaña al Teatro Bayamo, pero sigo apoyando; además, es una manera de mantenerme activo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *