Ovaciones a la solidaridad

Share Button
Por Roberto Mesa Matos | 4 mayo, 2020 |
0

 

La familia de la joven doctora junto a los directivos de Salud Pública y del Partido en el municipio./Foto: Eliéxer Peláez Pacheco.

Manzanillo.- Las almas se estremecen y el pecho se agiganta ante ejemplos solidarios como los de la doctora manzanillera Yusloidys González Rodríguez es una de las miembros de la brigada internacional Henry Reeve que se encuentra ahora en Kuwait para combatir la COVID-19.

Especialista en Medicina General integral, la familia de la joven, recibió la noche del sábado en su hogar de la calle Aguilera número 28 entre Villuendas y Sariol a representantes del sector de la Salud Pública, de la Central de Trabajadores de Cuba y de las direcciones políticas y gubernamentales de Manzanillo.

Allí colocaron en la puerta del hogar la pegatina que identifica a la profesional como una de las guerras de la solidaridad, la bondad y la vida en tiempos en que miles de personas murieron a consecuencia de la pandemia.

Clara Rodríguez Vega, madre de la joven, doctora de la Policlínica Francisca Rivero, expuso entre lágrimas las emociones que experimentó cuando la “niña” le expresó que partiría a otro país a luchar al coronavirus.

“Me dio mucha tristeza al principio, pero a pesar de todo me llenó de orgullo porque está en otras tierras salvando vidas”.

“Qué se cuide mucho, que la quiero, que se proteja bien y le mando un beso grande y un abrazo”.

Por su parte, el hijo Miguel Antonio Verdecia González dijo que ” “es un orgullo y satisfacción decir que mi mamá forma parte de la brigada Henry Reeve porque es una forma más que nos representa como cubanos, estoy muy agradecido por la tarea que ella cumple”.

“El gesto de mi madre al responder a este llamado me pareció muy bien porque demuestra la solidaridad y el altruismo que nos identifica a todos los cubanos”.

Y con el gesto llegó también el reconocimiento de los vecinos en una eternizada ovación que cada noche a las nueve distingue en Cuba el valor de la solidaridad y la decisión de trabajar por lo más importante: la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *