Benefician círculos infantiles a madres trabajadoras

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 18 agosto, 2015 |
0

Círculo InfantilUnas cinco mil 167 madres trabajadoras de la sur oriental provincia cubana de Granma, de ellas 453 cuentapropistas, se beneficiaron este 2015 con la creación de los círculos infantiles.

Durante el finalizado curso escolar, esta institución educativa tuvo una matrícula de cinco mil 921 niños y niñas, mientras 40 mil fueron atendidos por vía no institucional, mediante el programa Educa a tu hijo.

En 1961, esta obra humanista de la Revolución, marcó pautas en el mundo. En Cuba se habían firmado las leyes de Reforma Agraria y Urbana; se habían nacionalizado las grandes empresas extranjeras y los más jóvenes se habían convertidos en alfabetizadotes.

El 10 de abril de 1961, a escasos días del ataque mercenario por Playa Girón, los círculos infantiles abrieron sus puertas para comenzar una experiencia inédita en el país: atender a niños y niñas menores de seis años y favorecer con ello la integración plena de la madre trabajadora a la vida nacional.

Detrás del empeño estaba el pensamiento y la acción de Vilma Espín, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), una organización que nacía para defender los derechos de la mujer, entre estos los de incorporarse a la vida productiva de la nación.

Cuando surgieron los círculos infantiles en Cuba no había tradición en ese tipo de enseñanza; solo existían algunas instituciones particulares que brindaban atención a los más pequeños, pero sin un currículo estable.

Hoy, a 54 años de creados los círculos infantiles, estos continúan educando y formando valores en las nuevas generaciones.

María de Los Ángeles López Ferrán, fundadora de la FMC, cuenta que como integrante del primer ejecutivo, tenía la responsabilidad de crear los círculos infantiles en la región Cauto-Bayamo-Jiguaní.

Sus primeras acciones fueron trabajar con las campesinas, aglutinadas en la brigada Ana Betancourt,y crear los círculos infantiles, para ello incorporaron a las domésticas a un curso de seis meses en La Habana.

“De esta región fueron primero 85 muchachas de 18 a 25 años”, precisa la asidua lectora de textos de Fidel Castro y Hugo Chávez.

“Los círculos también funcionaban de noche. Las mujeres trabajaban en la caña, los cafetales, sembraban pangola, recogían papa…, y dejaban sus críos una semana, 15 días.

“El primer círculo que funcionó en Bayamo fue el de Canducha Figueredo, bajo la tutela de Zoila de la Vega. El personal de cocina, limpieza y atención a los niños eran voluntarias de la Federación, subsidiadas a 25 pesos. Abrió sus puertas el primero de septiembre de 1961.

Estas mujeres desafiaron tabúes sobre las profesiones, vencieron temores y negativas de algunos escépticos, entre ellos familiares, y desterraron la pena, al punto de solicitar por cada hogar una vestimenta con calidad para la canastilla de los círculos infantiles.

“Después se habló de crear un tercero. A este decidimos nombrarlo Mario Alarcón, a quien conocía de toda la vida”, manifiesta María de los Ángeles, que en ocasiones puso a buen recaudo en su casa municiones y armas del joven revolucionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .