Pan y dulce con nuevas obras y responsabilidades

Share Button
Por Leslie Anlly Estrada Guilarte | 1 enero, 2018 |
0

 

FOTO Rafael Martínez Arias

A la producción de pan, repostería, galletas de sal y dulce, pastas alimenticias, sorbeto, conservas de frutas, tomates y otros vegetales se dedican los trabajadores de la Empresa provincial Integral de la Industria Alimentaria, surtidos que la población de este territorio agradece y prefiere.

En el año 2017, la ejecución de obras de beneficio social y económico estuvo entre sus prioridades, porque satisfacer las necesidades de los clientes es su razón de ser, además de elaborar los alimentos con calidad.

José Fontanal Remón, director de esta entidad, dijo que lograron terminar la fábrica de conservas de Manzanillo, dulcerías de nuevo tipo en Veguitas, Yara, en el área aledaña a la Plaza de la Revolución, anexas a los mercados Ideal de Campechuela y Jiguaní, también una panadería en Dos Ríos, Jiguaní.

“Se concluyeron otras, como las panaderías en El Sitio, de Manzanillo; en el Consejo Popular de Cautillo, Jiguaní; en Veguitas, Yara; en La Nueva Creación, en Buey Arriba; en Las Caobas, de Bayamo, asimismo el Palacio del dulce, en el Paseo de General García, de la Ciudad Monumento funcionará proximamente”, apuntó Fontanal Remón.

De esta manera se continúan acercando los productos a los consumidores, sin necesidad de largos traslados que atentan contra la calidad.

Cada Mercado Ideal en los municipios cuenta con una dulcería anexa, lo cual permite tener estos alimentos más frescos.

En las zonas montañosas de Granma se potencian las elaboraciones y se han logrado mejores condiciones productivas en las unidades, como la Fábrica de conservas en Buey Arriba y en la panadería El Jíbaro, de Campechuela.

“En el Plan Turquino alcanzamos 12 millones 200 mil pesos, creciendo con respecto al 2016, y sus habitantes pudieron obtener nuevas variedades”, agregó el director.

“La empresa cerró con las utilidades por encima de los 10 millones de pesos, contribuyendo positivamente al presupuesto estatal, de este modo, las ventas alcanzaron las cifras pactadas.

“En los últimos cinco años hemos avanzado en las inversiones, lo que permitió mejorar el ambiente laboral, aumentar la productividad y contribuir con el programa Imagen de la provincia”, refirió José Fontanal.

Otro de los logros del 2017 es que se rompió el récord en la producción de galletas de sal, con 126 toneladas más que en el 2016, también, incrementaron las elaboraciones de la repostería y las conservas en comparación con la misma etapa del período anterior.

“Nos enfocamos, además, en fortalecer el control interno y económico, cumplir con el consumo energético planificado por surtido, obtener un salario medio por encima de los 500 pesos, entre otros objetivos”.

Fontanal Remón enfatizó en que los retos para el 2018 imponen mayor trabajo, que redunde en mejorar la calidad de vida de los granmenses, incrementar la producción, variedad, calidad y estabilidad de sus alimentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *