Para que la luz no se empañe

Share Button
Por Leslie Anlly Estrada Guilarte | 2 octubre, 2015 |
0

Empresa eléctrica, GranmaAtrás quedaron los años más crudos del período especial, en la década de los años 90 del siglo precedente, cuando la mayor parte del día no se disponía de servicio eléctrico.

Hoy, son otras las inquietudes para los clientes de la provincia de Granma favorecidos por esa prestación; y los más de mil 700 trabajadores de la Empresa Eléctrica en el territorio se esfuerzan por solucionarlas.

Ese organismo que transmite, distribuye y comercializa ese tipo de energía es el que más planteamientos acumula durante la rendición de cuentas de los delegados a sus electores, pero, al decir de Manuel Santiago Sobrino Martínez, presidente de la Asamblea provincial del Poder Popular, también es el que mejor organización tiene a la hora de darles respuesta.

“En esos procesos la mayor cantidad de inquietudes se refieren al alumbrado público y nuestra población debe conocer que tenemos definido en la provincia la cantidad de lámparas que pueden existir, respondiendo al plan de la economía, al consumo de corriente y al presupuesto para pagar ese consumo”, explicó Sobrino Martínez.

Las interrupciones se producen con frecuencia cuando ocurren tormentas eléctricas y fuertes lluvias, y eso ocasiona molestias. Referente al tema, el dirigente del Gobierno apuntó que la mayor parte de las veces se corta el suministro para evitar accidentes, pues si hay postes, transformadores o cables en el suelo, es una irresponsabilidad mantener la energía y poner en riesgo vidas humanas.

Quizá porque el servicio eléctrico es esencial para el desarrollo económico y social, las inconformidades sean constantes. Los disgustos también aparecen cuando dentro del hogar sucede algún desperfecto en las instalaciones eléctricas y hay que acudir a particulares para resolver la dificultad.

Al respecto, Geider Mompié Rodríguez, director técnico de la Empresa Eléctrica provincial explicó que la ley vigente para ese sector, en la que se estipulan las relaciones contractuales con los clientes, y viceversa, registra que la entidad es dueña de operar y mantener dentro de los parámetros técnicos adecuados la instalación desde el secundario, o sea, el punto de salida de la energía eléctrica al cliente hasta el punto de medición o metrocontador, de ahí en adelante es encargo del consumidor.

“Constituye responsabilidad de él conservar la instalación en norma, con parámetros adecuados, y no puede causar daños a los vecinos.
“El breaker también está a cargo de las personas, aunque por el programa de rehabilitación de redes la Unión Eléctrica importa ese dispositivo y si se daña lo reponemos”, agregó Mompié Rodríguez.

Sobre las lecturas de los metrocontadores la población también tiene interrogantes. Está concebido que esa actividad se haga un día definido en el mes, y que no se viole. Los clientes tienen derecho de conocer su lectura y si están inconformes con la tarifa pueden dirigirse a la oficina comercial que les corresponde para presentar la queja: “Si procede la reclamación la Empresa tiene la obligación de resarcir los daños”, afirmó el director técnico.

La comunicación entre los consumidores y las diferentes instancias de la Empresa tiene que fortalecerse cada día, para que la confianza en que los problemas son canalizados y atendidos, nunca falte.

Por el 108, número que lo comunica con el Centro de atención al cliente, se pueden reportar los problemas y también recibir información.

LA LUZ NUESTRA DE CADA DÍA

El Estado cubano le subsidia a una vivienda en Granma que consuma mensualmente de 150 a 200 kilowatt/hora, alrededor de 850 CUC como promedio. Los esfuerzos porque el servicio eléctrico llegue a todos son considerables y es una de las prioridades.

En el 2010 el porcentaje de electrificación de la provincia era poco más del 96 por ciento y al cierre del 2014 se encontraba en un 98.

“Tenemos previsto, a partir de los planes para el 2015, la electrificación de 43 comunidades aproximadamente, con un presupuesto de dos millones 800 mil pesos.

“Más de 213 asentamientos de la provincia no tienen servicio y para resolver su electrificación hay que disponer de un presupuesto superior a los 16 millones de dólares”, expresó el presidente de la Asamblea provincial del Poder Popular.

Del compromiso de este año, hasta el momento, se han terminado las acciones en 20 barrios, mientras se trabaja en cinco más. El reto es grande, y este número de localidades es el mayor en muchos años.

La confianza de los pobladores donde aún no se vislumbra este beneficio tiene que mantenerse y esperar el orden en que está dispuesta la electrificación, teniendo en cuenta prioridades determinadas por las Asambleas municipales del Poder Popular en el 2008, mediante consultas con el pueblo.

DE BAJOS VOLTAJES Y AHORRO

Velar porque la calidad del servicio que prestan los hombres y mujeres de esta Empresa sea de excelencia, resulta uno de los empeños. Las zonas de bajo voltaje atentan contra ese objetivo y la estrategia es eliminarlas en cuanto aparezcan.

Al finalizar el 2014, se tenían identificadas 100 zonas de bajo voltaje, que fueron ya erradicadas, aunque en lo que va de año ya han surgido 41 nuevas, de las que quedan seis pendientes.

“Las zonas surgen debido al aumento de carga en las viviendas por la compra de nuevos equipos o incremento de las casas en un circuito; para declararlas, al menos el 10 por ciento de los clientes que se alimentan de un banco de transformadores deben tener ese problema”, expresó Julio Guerrero Blanco, director de la Unidad Empresarial de Base de Inversiones, de la Empresa Eléctrica de Granma.

No obstante el trabajo que los linieros ejecutan rehabilitando las redes, esta dificultad no se elimina completamente por el aumento de equipamiento en los hogares y las condiciones técnicas de las líneas.

Y a pesar de las limitaciones económicas que afrontamos, y en otras ocasiones, subjetivas, la mayoría de los trabajadores de la Empresa Eléctrica de Granma efectúan su quehacer, diariamente, pensando en la población.

Del otro lado, los clientes deben contribuir con el ahorro: “En muchas viviendas no se utiliza el cable adecuado para el consumo eléctrico, ni se apagan las luces y equipos innecesarios.

“No cumplimos con las medidas del Estado para lograr ahorro de energía, no solo para pagar menos en las casas, sino también porque repercute en un mejor servicio”, señaló Sonia Virgen Pérez Mojena, primera secretaria del Partido en Granma.

La dirigente política exhortó, además, a combatir las indisciplinas, que van desde tener dos metrocontadores en la misma casa para burlar el consumo real, hasta conectarse a tendederas ilegales.

También instó a los trabajadores de la Eléctrica a ser más claros y precisos en las respuestas, y a la población a cumplir las medidas dictadas por la Defensa Civil para enfrentar eventualidades climatológicas, a propósito de la temporada ciclónica vigente hasta el 31 de octubre.

\\Servidor\archivo fotografico(2011-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .