¿Qué pasó con los Potros?

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 22 junio, 2019 |
0
FOTO Luis Carlos Palacios Leyva

Si el VI Campeonato nacional de béisbol Sub 23 dejó para la afición de Sancti Spíritus un sabor agradable, por la coronación de los Gallitos; en Granma los seguidores quedaron decepcionados con el desempeño de su selección.

Aunque desde la apertura, esos eventos surgieron con la idea de continuar formando peloteros, se esperaba un mejor resultado que el conseguido por el equipo granmense (16-20), relegado a la novena posición entre los 16 participantes.

Los Potros asumían la campaña con la misión de luchar por el único boleto que otorgaría la llave D y, de esa manera, igualar -al menos- el cuarto puesto de la edición anterior, que trasciende como lo mejor en la corta historia de estos certámenes.

A todas luces, el pitcheo se presentaba como el arma fundamental, pero el discreto quehacer de los lanzadores echó por la borda las expectativas con las que llegaron al torneo los alumnos de Leonardo Soto Agüero.

Así lo confirma el 5.55 promedio de carreras limpias, únicamente mejor que Villa Clara (6.66) y Mayabeque (7.54); entretanto, los cuatro abridores solo aportaron siete de las 16 victorias.

Y qué decir de la defensa: desastrosa, con un pésimo 951 de promedio colectivo, penúltimo de la serie.

En cambio, lo que se presentaba como el área menos fuerte del conjunto, terminó siendo lo más notable, aunque los números para nada fueron del otro mundo, incluyendo average de 279, noveno de la justa y dos centésimas por encima de la media.

Precisamente, ahí estuvieron las actuaciones más sobresalientes, con los jardineros Alien Echavarría Ruli, Dionar Carballo Mora y Darién Palma Fonseca. Ellos llevaron el peso ofensivo y mostraron los mejores rendimientos individuales, suficiente para ser llamados a la preselección de los Alazanes, de cara a la 59 Serie nacional.

Los Potros dividieron honores en los topes particulares contra Holguín y Guantánamo, pero ante Santiago de Cuba apenas se impusieron en cuatro de los 12 encuentros efectuados, para concluir con balance de 16 éxitos y 20 reveses.

La lid -que aún está muy lejos de cumplir su principal objetivo- ya es historia. Por el momento, solo queda esperar la versión de 2020; mientras los esfuerzos en la provincia se concentran en el regreso del primer equipo a la élite en la venidera campaña, que debe iniciar el 10 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *