Peña de la alegría

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 15 abril, 2019 |
0

Con alegría recibieron y participan en la Peña Primaveral del Chico del Sentimiento, vecinos, artistas, autoridades de la cultura y transeúntes ocasionales, el domingo último en el Parque Juan Clemente Zenea de Bayamo.

El anfitrión es Pedrito Alarcón, músico por la genética, atrevido gladiador de la vida y triunfador en su empeños, celebró junto a su familia y amigos los 19 años de un espacio sociocultural que marca positivamente a la comunidad del barrio San Juan.

Pedrito estuvo acopañado por el Club de trovadores bayameses Cirio Mela, que regalaron temas antológicos de la cancionística cubana y la agrupación Chacho y sus muchachos, los que pusieron la nota bailable y festiva a las casi tres horas de compartir fraternal.

Rosana Miniet, vecina de la calle Cisneros, confesó que no se pierde la peña de Pedrito por nada el tercer domingo de casa mes. Por  tres lustros vivió en La Habana y ahora retornó a su ciudad natal. En la capital extrañaba este momento cultural y siempre que podía venía en fecha de peña, es uno de sus espacios preferidos.

Para el intérprete, productor musical y reconocido como personalidad de la cultura en Granma, Rubén Alvarez, la peña de Pedrito es algo muy significativo, una heroicidad mantener un espacio cultural comunitario por casi dos décadas, momento recreativo y educativo en las situaciones actuales políticas que vive Cuba en el mundo, cuando la cultura se combierte en herramienta fundamental para la unidad de los cubanos, y en esta peña se defiende por sobre todas las cosas: la cubanía.

El anfitrión se mostró especialmente feliz, el parque al final de la calle Juan Clemente Zenea se llenó de amigos habituales, gente de paso que se quedaba a bailar y cantar, y la prensa que tomó imágenes e hizo entrevistas.

Pedrito mostró su alegría bailando y tocando los bongoes, instrumentos que le acompañan desde  que era un niño. El chico del Sentimiento padece una discapacidad  intelectual  leve y motora, con afectación del habla, pero no para incomunicarlo con sus semenjantes.

Nació en la familia Alarcón, donde la música es un complemento de la genética, hijo, hermano, tio, cuñado de eminentes compositores, intérpretes y cantantes, sintió desde pequeño la necesidad de comunicarse a través del lenguaje universal y ha compartido escenario con prestigiosas agrupaciones y solistas del territorio en actos y galas.

La Peña Tropical deviene espacio de esparcimiento y alegría para el barrio, donde se reúnen adultos y jóvenes a disfrutar de música cubana, trova, son, guaracha, canción además de bailes típicos y tradicionales, participan también declamadores y artistas escénicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *