Pentatlón granmense: en el sitio de los campeones

Share Button
Por Leonardo Leyva Paneque | 17 mayo, 2017 |
0
Antes de llegar al pentatlón, Wilkinson Briñones Ramírez se desempeñó seis años como entrenador de natación / Fotos Luis Carlos Palacios Leyva

Aunque la misión que cumplió hace algún tiempo en Venezuela le dio un giro a su vida profesional, los cuatro años que lleva Wilkinson Briñones Ramírez como entrenador de pentatlón le han reservado muchas alegrías.

Y si de la natación, disciplina de la nunca quisiera apartarse, todavía conserva imborrables recuerdos, el desempeño de sus discípulos -el pasado mes de abril- retumbará como el primer título de los pentatletas de Granma en Juegos nacionales escolares (JNE).

“El propósito inicial era superar el tercer lugar de 2016, y lo conseguimos”, afirma Briñones Ramírez, para quien la prioridad fue siempre la natación: “el elemento más fuerte de este deporte entre escolares y que determina bastante, por eso nos enfocamos en esa dirección”, agrega.

Cuenta Wilkinson que sus alumnos llegaron al Parque de ferias Granma, sede del torneo, con la tradición de sobresalir en la carrera, “eso se respeta”. Sin embargo, tuvo presente que competidores de La Habana, Las Tunas, Cienfuegos y Villa Clara son muy buenos en natación.

Y la estrategia rindió frutos, porque sus dos primeros representantes, en uno y otro sexo, Melisa Garlobo Segura y Luis Pablo Naranjo Ávila ganaron el segmento a nado, lo que constituyó un preludio de lo que se avecinaba: el título por provincias; además de imponerse en los concursos individuales, luego de computarse las únicas dos pruebas que convoca el deporte a esta instancia.

“Melisa es una atleta excepcional. La comisionada nacional nos sugirió que siguiéramos trabajando con ella y que hiciéramos énfasis en la esgrima, con miras a los Juegos centroamericanos escolares, de México. Esperamos que pueda ir”, acotó el profesor.

“Este resultado se debe al esfuerzo y al sacrificio en el entrenamiento, y en la capacidad de fortalecer la mente”, dijo la guisera, quien llegó al pentatlón cuando cursaba el sexto grado, luego de las captaciones que realizó el profe en el 2013.

De hecho, en la sede bayamesa Garlobo Segura ratificó la corona individual de la versión anterior, “y mejoré los tiempos”, añade la dueña de tres preseas de oro. Sin duda, el mejor aval en su tránsito a la categoría juvenil, “que es más dura, pero quiero llegar a equipo nacional”, asevera.

Luis Pablo y Melisa

En idéntica situación se encuentra Luis Pablo Naranjo Ávila, “hicimos muchas madrugadas durante el entrenamiento”, reveló el exnadador que salió de la competencia con dos medallas de oro y una de plata.

Por supuesto, en este recuento Briñones Ramírez no olvida el apoyo brindado por la Eide Pedro Batista y la dirección provincial de Deportes, “y el sacrificio de los atletas durante los siete meses de preparación”, recalca.

Asimismo, considera que gran parte del éxito obedece al trabajo en colectivo, “mientras tratamos de acercarnos a lo más actual del entrenamiento en el entorno que nos movemos”, apunta.

Pero si en estos momentos el pentatlón granmense ha llegado a la élite nacional en las categorías inferiores, también se debe a la acertada estrategia con la matrícula y con la reserva, “que nunca se descuida”, concluye.

Por eso, cuando en unos años se hable de la historia del pentatlón aquí, habrá que recordar este triunfo inédito en la edición 53 de los JNE y varios nombres, como los de Melisa y el profe Wilkinson.

Wilkinson, junto a sus alumnos, en una sesión de entrenamiento en la piscina del Parque de Ferias, de la capital granmense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *