Perpetúan tradición del órgano infantil en escuelas de Granma

Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 8 septiembre, 2015 |
0

FOTO Luis Carlos Palacios

Que la escuela se convierta en el centro cultural más importante de la comunidad y que por ende, irradie cultura, es una máxima que cada día cobra vida en la primaria Juan Gualberto Gómez, enclavada en la comunidad de Cauto Embarcadero, aproximadamente a 32 kilómetros de Bayamo.

Allí cursan estudios tres pioneros que forman parte de la nómina del órgano Los Riveritos, grupo fundado por José Pérez Rivero (Cheché), el 18 de diciembre de 2011.

Actualmente lo integran ocho niños cuyas edades no sobrepasan los 15 años de edad; tres cursan estudios en la primaria Juan Gualberto Gómez, recién remodelada; cifra similar en la enseñanza secundaria básica, y dos de politécnico.

“Los Riveritos ejecutan géneros como merengue, guaracha y algunas cumbias”, expone José Pérez Rivero, instructor de dicha agrupación que asegura tiene un sello familiar, pues la conforman niños que mantienen un vínculo sanguíneo, o son vecinos de la comunidad.

“La tradición de tocar el órgano en Río Cauto la inició la familia Rivero en la década de 1960. Después en 1974 di continuidad a la misma, pero entonces ya pensaba en extenderla a descendientes de la familia y sembré esta semilla, ‘Los Riveritos’.

“Era importante conservar la tradición, pues la música de órgano forma parte indiscutible del patrimonio cultural riocautense. Para mí era vital dar continuidad a la tradición”, manifestó Pérez Rivero, descendiente de organistas.

Debido a que los instrumentos no se ajustaban a las dimensiones de los pequeños, confeccionaron otros a su medida; aunque el apoyo esencial lo brindó la casa de la cultura, que ayudó a la compra de un órgano para niños.

Los Riveritos, con su carisma y destreza, se han presentado en casi todos los municipios granmenses, a excepción de Media Luna y Pilón; participan en actividades de Río Cauto y en certámenes como la Fiesta de la cubanía, entre otros de carácter competitivo, los cuales les han valido numerosos premios y reconocimientos; el mejor, es la incuestionable defensa que hacen de la música popular cubana.

“La música de órgano es empírica, nosotros nacimos escuchando este tipo de muisca, eso es una inspiración para fomentar su rescate, por eso siento tanto orgullo de ver a los muchachos eternizando la tradición”, acotó Pérez Rivero.

Hoy entre los miembros actuales de esta agrupación están Alexis Herrera Alcolea, que toca la manigueta chiquita; Ociel Traba Borrero, la de aire; Javier López Borrero, la percusión; Yurisbel Cambar Alcolea, la tumbadora; Lisnel Sánchez Sánchez, los timbales; Alejandro Vega La O, las campanas; Yuribani Ramírez Rodríguez, las maracas; y Maikel González Tornés, el guayo.

Si bien José ha querido sembrar la simiente en niñas, se dificulta porque las féminas cuando llevan un metro de número ejecutado, se agotan y pierden la estabilidad del ritmo; lo que tampoco quiere decir que las mujeres no sean capaces de tocar el órgano, pues acá en Granma, existe una agrupación integrada solamente por mujeres.

Buen oído y estabilidad, confiesa Pérez Rivero, son otras habilidades necesarias para la ejecutora de números con calidad.

En diálogo con sus integrantes supimos que a cada uno les arrastró una que otra motivación, o bien la pasión por el baile, la música, la manera rápida en que se deben ejecutar los números; el deseo de conservar la tradición; lo cierto es que todos merecen un voto de confianza por el mero hecho de defender nuestra identidad musical, que indiscutiblemente gracias a iniciativas como estas, palpitan hoy.

Según el sitio digital Ecured, el órgano ha constituido por varios siglos un instrumento musical de fuerte arraigo popular, forma parte indiscutible de la historia de la música cubana, desde su llegada a la isla en el siglo XIX comenzó a imbricarse en la cultura cubana por lo que llevaría a ser calificado con toda justicia como “Señor de la música molida”

FOTO Luis Carlos Palacios
FOTO Luis Carlos Palacios

El manzanillero Francisco Fornaris tuvo la fortuna de tener bajo su propiedad el primer órgano oriental que lo nombró La Matilda. Cansado de escuchar valses y polkas ideó la posibilidad de programar música cubana. Después de una reparación este órgano fue rebautizado con el nombre El Aparecido.
La familia Borbolla residentes en Manzanillo son considerados como los que introducen este instrumento en la ciudad, las familias Borbolla y Fornaris se convierten en los principales constructores y reparadores de órganos. Varios órganos de los que llegaron a Río Cauto fueron propiedad de estas familias.

En 1948 se construye el primer órgano cubano nombrado La Ronda Lírica, a partir de este momento se fabrican otros que permiten que a través del río Cauto llegue el órgano al territorio convirtiéndose posteriormente en patrimonio, sus melodías rítmicas identifican la musicalidad y las festividades de nuestros pobladores, pasan a ser el legado musical que las jóvenes generaciones hacen suyas.

Esta música molida también forma parte del proceso histórico cultural, pues el 25 de noviembre de 1958, en las afueras de Cauto Embarcadero fue capturado un camión por los rebeldes, este transportaba un órgano y fue reducido a cenizas, pero antes el Capitán Gerardo Hernández Silva quiso escuchar las notas de la melodía Solo cenizas, la razón de este acto era la prohibición de festejos mientras se combatía contra el enemigo y no obedecían.

La familia Rivero residentes en Río Cauto siempre alquilaba órganos para sus festividades populares y familiares entre ellos El París, que perteneció a la familia Borbolla, El son y Flor de amor procedente de Manzanillo, El Madera de oriente y El Chévere procedentes de Bayamo.

En 1974 compraron un órgano que le llamaron “Melodías de los Riveros”, al deteriorarse recuperaron las piezas y le compraran el órgano La canción de los Borbollas, que estaba deteriorado, utilizaron esas piezas para arreglar el órgano que posteriormente llamaron “Melodías de los Hermanos Rivero”.

Varios miembros de esta familia han sido organilleros: algunos de ellos se mantienen activos, otros están jubilados o fallecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .