Pierde Cuba a uno de sus más lúcidos hijos

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 31 julio, 2020 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Pierde Cuba a uno de sus más lúcidos hijos, al Doctor Eusebio Leal Spengler, al que el mundo le debe la voluntad y el esfuerzo, el sacrificio hasta personal de la reconstrucción del Patrimonio cultural material e inmaterial de La Habana Vieja y la creación de la Red de las Oficinas del Conservador e Historiador de la Ciudad en las villas patrimoniales de Cuba ( Baracoa, Bayamo,Trinidad, Santiago, Camagüey, Sancti Spíritus y La Habana), refiere el Máster en Ciencias Ludin Bernardo Fonseca García, Historiador de Bayamo.


Eusebio y su incansable labor permitió comenzar con una metodología de restauración y rescate de ese patrimonio tangible e intangible a lo largo de la isla grande. Entonces mucho de lo que se ha hecho en Oriente y Centro en los principales enclaves antes coloniales, se le debe a la idea de Eusebio de conservar la memoria Cubana. Y para la continuidad de la belleza, creó las escuelas de restauración, donde se rescatan, valoran y enseñan antiguos oficios relacionados con la arquitecta, las Artes plásticas, la edificación.


Se ocupó el Doctor Leal más allá del plano constructivo, de los aspectos sociales. Ofreciendo bienestar a los habitantes de los centros históricos, en lo económico, sanitario, educativo, artístico y espiritual. No se puede reducir la labor restauradora de Leal a La Habana, resalta Fonseca García, porque Leal creó la conciencia de reconstruir en toda Cuba y de dar asistencia a los habitantes de los centros históricos y hacer estos más y mejor habitables.


Eusebio investigó nuestras raíces históricas, patrióticas, cívicas, nadie como él pulsó el latir de la nación Cubana, sus contradicciones y páginas diversas.


Siempre de gris para vestirse, dió un arcoiris de esperanza al pueblo. Era común verlo por las calles de La Habana Vieja, saludando, atento a la cotidianidad, amable y preocupado por todo.


Nadie como él para entender, interpretar nuestra realidad y buscar en las páginas anteriores los enlaces y las respuestas necesarias y nadie como él para avisorar la necesidad de trabajar con transparencia para el futuro.


Bayamo y los bayameses tuvieron un lugar primordial en la obra de Leal. A Bayamo dedicó frases elogiosas como ningún otro intelectual Especialmente a la figura de Carlos Manuel de Céspedes ocupó su tiempo como investigador: estudió, conoció y dió a conocer a los cubanos ese hombre grande que respondió ante la Historia.

Devoción justa sintió por el Padre de la Patria, que lo llevó incluso al homenaje diario al estilo del sincretismo religioso que predomina en Cuba: al retrato de Céspedes ubicado en el Palacio de los Capitanes Generales se le enciende a diario una vela para iluminar al Padre que vela aún por la nación, así también velará Leal por Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *