Pilón: metamorfosis en el comercio

Share Button
Por Sara Sariol Sosa | 23 julio, 2021 |
0
FOTO/ Luis Carlos Palacios Leyva

Pilón es por estos días metamorfosis, un movimiento que cambia el rostro y fortalece los quehaceres, y que deja signos evidentes en el Comercio y la gastronomía, ese sector al que, sin falsos triunfalismos, habrá que inscribirlo con positivos signos en la memoria de este tiempo de carencias y pandemia.

Los cambios no han llegado solo alentados por la vanguardia que en la emulación por el 26 de Julio, ganó la costera localidad; en todo caso, ese galardón viene a reconocer un esfuerzo de varios meses anteriores, y que ha cobrado ímpetu, lógicamente, al calor de la efeméride.

El perfeccionamiento como sostén

El perfeccionamiento en el cual se enfoca el sector, ha sido el principal sostén de esa metamorfosis, y bien lo reconoce Reinier Ramírez Ramos, director de la Empresa de Comercio y Gastronomía en la demarcación.

Como parte de ese proceso 20 unidades del sector se insertan a Unidades Empresariales de Base, y una cuarta integrará al centro de elaboración, actividad de aseguramiento a la merienda escolar y un mercadito comunitario.

Elevar el desempeño de esas estructuras ha presupuesto, en sus primeros objetivos, acciones que conduzcan a una mayor profesionalidad de sus cerca de 600 trabajadores en la prestación del servicio, más en una localidad que habitualmente interactúa con cientos de visitantes extranjeros, por acoger el principal polo turístico granmense.

En ese sentido han cobrado fuerza las acciones de capacitación en temas diversos que apuntan a la calidad de la atención, de las elaboraciones, las prácticas gastronómicas, y el conocimiento de idiomas, por citar algunas.

Particular atención se ha prestado a la categorización de las unidades (36 en la parte gastronómica y 74 en el comercio están enclavadas allí), ya con 16 categorizadas y unas 12 adentradas en ese proceso que expresa esfuerzos y marca tantas pautas aún por alcanzar.

De lo esencial a lo externo

Una alta diversidad de surtidos, alternativas de platos sencillos pero válidos, como las croquetas de plátano, signan el esfuerzo del centro de elaboración, unidad muy bien ha aprovechado la posibilidad de autogestión que brinda la resolución 99 del Comercio Interior, y a través de las cual todo el sector en la localidad ha ingresado más de un millón de pesos.

Como Ramírez Ramos, Yandy Machado Guerra, subdirector de la gastronomía, destaca la interrelación de todos los actores económicos de la localidad para lograr aseguramientos, tanto de productores (contratos con más de un centenar y con 30 bases productivas), como trabajadores por cuenta propia incluso de otras localidades, y que contribuyen a tener presencia en el comercio de diversos productos industriales.

Cercano a la efeméride del 26 de Julio, se impulsa el cambio de imagen de las unidades, un ajetreo que determina el mantenimiento y pintura de bodegas y establecimientos gastronómicos, y permitirá concluir la primera parte del nuevo centro de elaboración, dar apertura al restaurante La central, y hasta una nueva bodega que en la comunidad de Blanca Rosa habían reclamado por los electores, después que se desplomara a causa del más dañino ciclón que azotó la zona algunos años atrás.

Hay un camino intenso aún por recorrer, pero al menos, todas esas gestiones en su integralidad han llevado al sector a dinamizar su economía, y a alcanzar, en medio de sensibles carencias, el 80 por ciento de su plan de circulación mercantil, que este año se fijó en unos 160 millones de pesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *