Plácido, un campesino que «no se rinde»

Share Button
Por Andy Zamora Zamora | 23 junio, 2018 |
0
FOTO/ Andy Zamora

El maíz sobresale como renglón económico fundamental en la historia de Cauto Cristo, el plátano por sus propiedades alimenticias y Plácido González Rodríguez en sus dotes de campesino ejemplar, entre los agricultores de esos renglones en la provincia de Granma.

Su finca de referencia nacional (El tito) acoge entre sus parcelas variedades de granos, viandas, gramíneas y dispondrá de un área para las frutas, según explicó el labrador.

“Gracias a Dios, a mi esposa, a mis hijos que siempre están conmigo para compartir el trabajo y nuevas ideas para obtener resultados relevantes en las cosechas, aseguró.

“Me gusta sembrar cultivos varios y hortalizas, que es a lo que más me dedico porque también está en correspondencia con las mayores demandas del pueblo cautocristense.

“El año anterior entregué a la cooperativa Josué País ají pimiento, tomate, entre otros. Ahora tengo una cosecha de maíz que pronto estará listo, en ello he puesto mucho sacrificio.

“Hubo una pérdida de pimientos por problemas de envase, la disponibilidad de sacos fue insuficiente, pero la recogida sin embargo fue óptima, acotó.

Cuando hace más de seis años, González Rodríguez inició ese proyecto de vida, decidió cavar para hacer una laguna que le permitiera poseer agua durante un tiempo prudencial destinada a favorecer las plantaciones.

Con la iniciativa incrementó sus obtenciones, solicitó más tierra, amplió el estanque y hoy cuenta con una vasta porción, acorde con sus condiciones de labranza.

Pero sus sanas ambiciones también incluyeron la crianza de animales, afirmó.

“Comencé por una cochiquera para cincuenta ejemplares y pensé en una nave más amplia, pero la tardanza en la distribución de la comida asignada por la Empresa de Porcino, además de la exigencia de reposición de los animales fallecidos y la inaccesibilidad a un mercado dónde comprar los medicamentos, me desmotivaron para continuar esa práctica.

“Entonces me dediqué a ganar con las gallinas, los patos y el pastoreo de ovinos,. También cuento con una yunta de bueyes para los lugares de difícil volteo del tractor.

“Yo soy de los que no se rinde, tengo caña, una parte de yuca, calabaza y pronto asumo las hortalizas en la etapa de frío, que es para nosotros la más beneficiosa.

“Un reto principal de la agricultura para mejorar nuestras condiciones será el de perfeccionar la contratación, que esta se realice en el campo, con el obrero, donde sean evaluadas las características y posibilidades reales de cada uno.

“El transporte constituye una debilidad, porque a veces se tardan en buscar los productos y estos pierden sus propiedades.

“Los cubanos sabemos cómo resolver esas dificultades, porque ni aún con tales tropiezos es posible rendir a un campesino cuando decide sacarle provecho a los suelos, sin dañarlos, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *