Plaza de la Patria: Para preservar la historia

Share Button
Por Alejandro Suárez Arias y Beatriz Ganado Arias | 15 julio, 2019 |
1
FOTO/ Luis Carlos Palacios

Fundado el 26 de julio de 1982, el monumento Plaza de la Patria, es uno de los espacios arquitectónicos más emblemáticos de la ciudad de Bayamo.

La institución, diseñada y ejecutada por el escultor José Ramón de Lázaro Bencomo (Delarra), tiene la misión de investigar, promover y conservar el Patrimonio cultural de la Granma, además de convertirse en sede para la realización de eventos políticos, científicos y culturales.

Está presidida por un conjunto escultórico, edificado en hormigón y acero que recrea la historia de Cuba, desde la aparición de sus primeros pobladores, y transita desde la etapa colonial hasta la lucha en la Sierra Maestra.

Su primera restauración capital fue en 2004, que comprendió la creación de la tarima para eventos y los salones de protocolo y de actos, además de la colocación del vitral del artista de la plástica matancero Ernesto García Peña, Subidas sublimes, el cual es considerado uno de los más grandes trabajados a un solo paño en el mundo.

Hoy, aires de renovación vuelven a respirarse en el monumento desde que se conoció la noticia de la obtención de la sede del 26 de Julio.

En el lugar donde el Comandante en Jefe Fidel Castro pronunció su último discurso en conmemoración a la fecha, en el 2006, trabajadores del sector no estatal y de las empresas de la Construcción, Eléctrica y del Mármol, Cupet, Comunales y el Fondo de Bienes Culturales, se unen durante un amplio proceso de reparación del sitio que acogerá este año el acto nacional por el Día de la rebeldía nacional.

El proyecto, que comprende impermeabilización del techo, reconstrucción de aceras, mantenimiento de los bancos y cambio de los juegos de baños interiores, también transformará todo el entorno de la Plaza.

Mientras tanto, la jardinería, casi terminada, está a cargo del especialista en floristería Yandro Jiménez Brizuela, quien mantuvo la idea original del arquitecto Delarra, con la presencia de todas las especies mencionadas en el diario de José Martí, acompañado de un trabajo discreto de jardinería, que comenzó con la construcción de un seto para delimitar el acceso al área del Bosque Martiano.

Los colores utilizados, sobre todo en el frente del monumento, se consideraron teniendo en cuenta los contrastes entre el blanco característico del mármol y el rojo y azul de algunas plantas, alusivos a la bandera cubana.

Rosa María Rodríguez García, directora de Patrimonio en la provincia, comentó que todos los materiales son de producción local, incluyendo las losas de mármol pertenecientes a la cantera de Jiguaní.

Según Sara González Obregón, directora de la institución, esta era una reparación necesaria después de más de 10 años. Es por ello que el personal también participa en las labores mediante trabajos voluntarios y la posterior limpieza.

Este 26 de Julio otro histórico acontecimiento aguarda a la Plaza de la Patria que continuará siendo un espacio propicio para la defensa y preservación del patrimonio y las mejores tradiciones de lucha de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *