Muy poco por decidir en temporada regular del béisbol cubano

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 8 diciembre, 2017 |
2
La Habana, – Salvo algunos lideratos individuales y la organización del pareo semifinalista, muy poco queda por definir en la temporada regular del campeonato cubano de béisbol, cuando al calendario oficial le restan hoy 12 partidos.

Pinar del Río estaba casi obligado a completar la barrida ante el colista Artemisa a fin de preservar sus opciones de incluirse en la selecta nómina de los cuatro semifinalista, y le faltó gasolina, o pitcheo, para hacerlo.

Por ahora las opciones matemáticas son las únicas aliadas en el empeño de los discípulos del debutante mentor Pedro Luis Lazo de jugar playoff, luego que encandilaran a tirios y troyanos con una arrancada de lujo en la primera fase del campeonato.

La diferencia de tres juegos y medio de los Vegueros respecto al cuarto lugar se erige como un escollo difícil de superar, tendrían que protagonizar una hombrada en las series por jugar en casa ante Las Tunas, Matanzas y Granma, más la visita intercalada a Industriales en el capitalino Coloso del Cerro.

Quien dude de que los dos primeros lugares, los cuales hace rato pertenecen a Las Tunas y Matanzas, sean factibles de permutarse a estas alturas, puede poner en tela de juicio hasta la cotidiana salida del sol por el oriente.

Sí pudiera suceder que Leñadores y Cocodrilos intercambien sus escaños, como estuvo a punto de ocurrir a principios de esta semana, cuando los saurios metieron presión a los hacheros, al acercarse momentáneamente en dos jornadas a medio juego de la cima.

Pero eso solo cambiaría la sede para comenzar una hipotética final entre verdirrojos y encarnados.

Los dos mejores equipos de la Serie Nacional en su edición 57 cierran el calendario jugando entre ellos del 21 al 23 del presente en el llamado Palacio de los Cocodrilos, en lo que pudiera ser un ensayo de la Gran Final del béisbol cubano.

Matanzas exhibe balance de 21 ganados y 10 perdidos en la segunda fase de la liga y Las Tunas 20-12 para erigirse como sinónimos de estabilidad, y antónimos de Industriales, el líder arrollador de la primera ronda (34-11), que ahora muestra la peor foja de la actual (10-22).

No obstante, la estructura del campeonato permite que los Azules, aún con sus neumáticos tan pinchados, rueden cuesta abajo hacia la postemporada con un tercer lugar muy difícil de desbancar.

Tendrían que perder hasta el aliento para no sumarse al Cuarteto de Enero.

Granma, dueño de la última corona de la pelota cubana y con la toletería que más respeto impone, debió apelar a la fórmula de las series de comodín para integrarse al sexteto de la segunda ronda, y una vez dentro desplazó a Pinar del Río del cuarto lugar.

Luego ha coqueteado con Industriales por el tercer peldaño, sin recuperarlo tras la doble derrota del 24 de noviembre ante la propia novena capitalina.

Pinar del Río (13-19 en la segunda vuelta) y Artemisa (13-18) no llegan a mostrar credenciales como para seguir jugando después de Año Nuevo.

Los pinareños tuvieron la posibilidad de meterles el miedo en el cuerpo a los campeones de haber culminado el escobazo al colista.

De lo ocurrido entre martes y jueves lo más llamativo estuvo en el terreno de las individualidades: el jonrón 17 del granmense Lázaro Cedeño y el trabajo del abridor matancero Roy Hernández, líder en efectividad (2.00).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Hola saludos…pienso que Matanzas es el más solido en lo que respecta a regularidad, le ha ganado las subseries, tanto a las Tunas, como a Granma, objetivamente, es el que más despunta para coronarse campeón, pero no descarto a Industriales, aún cómo va, no deja de ser un equipo solido, sobre todo, porque sabe jugar y no sería la primera vez, que cuando parece que está descartado, se levanta y puede dar la sorpresa, que, no la descarto, pero, con el permiso de Matanzas.
    El resto de los acompañantes, dependen de el comportamiento regular de algunas variantes que condicionan el rendimiento en la competición, justo por las cuáles, a estas alturas, hace más difícil tomarlos como una opción segura al premio mayor.
    Evidentemente, el terreno es quien dirá la última palabra, pero basándose en los comportamientos hasta ahora, es que hago el análisis, sobre todo, basado en esa realidad y despojado de la influencia de las emociones fanáticas.
    Ganará el que más equilibrado se muestre bajo la alta tensión que impone la exigencia creciente hasta llegar a la cumbre.
    Qué el deporte no pierda su esencia aún cuando de espectáculo, así aportará más ilusión a la fanáticada.

    1. Jape, coincido contigo al 100%, son dos equipos de cuidado, Matanzas con el deseo de demostrar que si pueden levantar el gallardete y los azules saben jugar muy bien al beisbol y calidad les sobra.
      Ojalá los leñadores, el ímpetu y el deseo de saborear el nectar de la gloria no les haga ahogarse en la orilla, les deseo mucha suerte y que transiten por esta nueva etapa con más brios que esta 2da etapa y que Jhonson, Paumier y compañía le sigan dando frutos, de todas formas, hagan lo que hagan ya tocaron la gloria.