El poeta que dejó un tren eléctrico en el andén.

Ángel Pascual Larramendi Mecías pretendió manejar sobre líneas y terminó junto a la vanguardia poética de Granma.
Share Button
Por Luis Carlos Frómeta Agüero | 4 julio, 2020 |
0

Foto Manuel Olivera Álvarez “Escribo de todo con énfasis en la poesía, pero hubiera querido ser pediatra o periodista, lamentablemente no materialicé ninguna de las dos carreras, me llevé por el embullo juvenil y fui a Leningrado a estudiar Automática del transporte ferroviario.

“Cinco años después egresé de la referida especialidad que jamás ejercí en Cuba, pues el trabajo en los trenes eléctricos concebidos para el metro de La Habana, no se materializaron por diversas razones.

Ante aquella disyuntiva me ubicaron en la Empresa distribuidora de cigarros, fósforos, tabacos y café, de Manzanillo, tarea en la que permanecí durante 21 años, cumpliendo paralelamente las pretensiones del Taller literario de la ciudad y luego, de la Asociación Hermanos Saiz.

“Actualmente Trabajo como director del Centro de promoción para la cultura literaria Manuel Navarro Luna, pero antes lo hice como contrato, luego en función de comunicador y atendiendo la editorial adjunta.

ARISTAS DIVERSAS

“Tengo cuatro libros para niños publicados: A bordo del arcoíris, Poemas para Geidis, Los sueños de un girasol y Yo soy un circo, que en el 2012 obtuvo el Premio La Puerta de papel, que otorga el Instituto Cubano del Libro a las mejores ediciones del país en el año .

“Soy muy exigente con mis trabajos, pienso que falta mucho para consolidar un buen libro de poesía y aunque he obtenido premios y menciones en concursos nacionales e internacionales, prosigo en ese empeño.

“Tengo varias obras en espera de alguna editorial interesada, materiales que incluyen una noveleta titulada Mi mamá tiene un secreto, de corte social, propia para el público infanto-juvenil, también artículos y ensayos publicados en revistas nacionales y extranjeras.

“Estuve como finalista en un concurso dedicado a Lincoln y a Martí, convocado por un centro de los Estados Unidos, fui Premio único en el certamen Gotas y hachazos, en España, y conservo otros lauros conquistados en México, Argentina, Chile, Perú…

GENEROSIDAD CONSECUENTE

“Agradezco a muchas personas cuanto soy como escritor y Licenciado en estudios socioculturales: a Maritza Labrada, quien dirigió el centro Navarro Luna, a Ana Justis, especialista literaria de la Casa de Cultura…

“También a quienes me ayudaron a conocer las interioridades de la literatura local, a mi centro laboral por abrir las puertas para adentrarme en la literatura de nuestra provincia y poder intercambiar con escritores de reconocido prestigio, a Julio Sánchez Chang, quien guió mis primeros pasos.

EVOCACIÓN

“Este 4 de julio, a las nueve y 30 de la mañana, dedicaremos el Sábado del libro para recordar al poeta y escritor manzanillero Sánchez Chang, quien cumpliría 62 años de edad,

“En ese encuentro, iniciador de nuestro verano, mostraremos una expo bibliográfica con libros y algunos objetos personales del creador ya fallecido, ocasión en que la escritora y editora Marlene Moreno Sosa, incursionará en un breve recorrido por la vida y obra del referido editor.

“Los poetas Zoila Sánchez Núñez, Orlando López, Juan Manuel Alsina y yo, leeremos algunos de sus textos y el artista visual Manuel Olivera Álvarez destacará el papel de Julio, en su etapa como presidente de la Uneac municipal”.

MENSAJE FINAL

Pienso en los años transcurridos y visualizo la obra de quien pretendió manejar un tren eléctrico y terminó como poeta: detengo el paso, sonrío y recuerdo al chino Confucio: “No importa la lentitud con la que avances, siempre y cuando no te detengas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *