Poner ciencia tiene sus beneficios

Alexander Álvares Fonseca, coordinador del programa de viandas, hortalizas y granos, comenta algunos de los resultados científicos con impacto productivo en el territorio tras la creación del Polo científico productivo de Granma.
Share Button
Por Anaisis Hidalgo Rodríguez | 30 septiembre, 2020 |
0
FOTO/Luis Carlos Palacios Leyva

Los principales impactos generados por el polo científico productivo de Granma están relacionados con el incremento del rendimiento en cultivos de hortalizas, viandas, granos y frutales, a partir de las transferencias tecnológica entre los centros de investigaciones que lo conforman.

Así lo dio a conocer Alexander Álvares Fonseca, coordinador en el Polo del programa de viandas, hortalizas y granos, quien destaca el trabajado con la semilla de frijol Phaseolus y Vigna, que se generalizan en municipios como Guisa, Jiguaní, Cauto Cristo, Bayamo y Buey Arriba.

Esta semilla, acalaró, se está produciendo en la biofábrica frente al Silberto Álvarez Aroche y se está intencionando la malanga y la papa.

Fonseca comentó además que una tecnología que radica en la estimulación de semilla hortícola con método físico, Premio Academia de Ciencias de Cuba , ha permitido incremento en el rendimiento de tomate entre a 27 y 36,3  toneladas por hectáreas, y enntre 10 y 12 de pimiento.

“La tecnología para manejo agronómico de la fruta bomba, el frijol común y el Vigna, también ha generado su impacto y ha permitido incrementos en el frijol desde uno hasta 1,5 toneldas por hectáreas como media; en el caso del frijol Vigna ha generado entre 0,8 y hasta 1,2, o 1,3 toneladas por hectáreas; y la fruta bomba desde 80 hasta 100 toneladas por hectáreas.

“También repercute la aplicación de metodologías como la selección de genotipos de tomate a través de un proyecto cooperado con el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas, que evalúan siete mutantes  obtenidos por radiomusión de mutaciones y que hoy se están adaptando a las condiciones edafoclimáticas del municipio de Bayamo.

“Otra de las metodologías que ha dado resultado es la desarrollada a partir del Programa de Innovación Agropecuaria Local, las ferias de agro diversidad encargadas de evaluar clones de yuca adaptadas a las condiciones edafoclimáticas en el polo productivo de Cautillo y Bejuquero y que han permitido desarrollar variedades adaptadas, con rendimientos entre 10 y 20 toneladas por hectárea, es efectivo y que se debe evaluar en varias localidades, una de las sugerencias al polo del consejo de defensa. Para de esa manera obtener mejores resultados”, destacó Fonseca.

En aras de socializar estos resultados y buenas prácticas, el Polo científico prevé el desarrollo con productores de los llamados, Días de campo, los festivales de Innovación, las Ferias de diversidad, y fortalecer el sistema de innovación agropecuaria local establecido en cuatro municipios.

El polo científico de Granma lo integran 15 instituciones, cuatro de ella científicas, entre estas el Instituto de Investigaciones Agropecuarias Jorge Dimitrov, la Universidad de Granma, la Estación experimental de Jucarito y la de Jucaibama, así como el Consejo de las Ciencias Sociales.

Lo acompañan además ocho instituciones de la agricultura encabezado por la delegación provincial, entre ellas la Ueb semilla Granma, la dirección provincial de suelos y fertilizantes, su homóloga de sanidad vegetal, y cuatro empresas agropcuerias, la Bayamo, jiguaní, Yara y Niquero, la Anap, la Actaf y Labiofam .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *