¡Póntelo bien!

Share Button
Por Lianet Pérez Sánchez (Estudiante) | 26 octubre, 2020 |
0
errores frecuentes en el uso del nasobuco. FOTO/The New York Times

Se nos ha hecho tan cotidiano ver a nuestros familiares y amigos traer el nasobuco que se nos hace raro o quizás extraño el no vérselos colocados, pues una de las cosas buenas que ha dejado esta pandemia es el querer cuidarnos y cuidar a los nuestros.

A preservar nuestra salud, nos invita el nuevo tema del dúo Buena Fé ¡Pórtate Bien!, donde con un lenguaje popular nos convoca a la responsabilidad, pero más que enfocarme en su tema, estas líneas persiguen llamar la atención sobre el poco sentido de compromiso en el que han caído tantas personas a la hora de usar correctamente el nasobuco.

Ya casi nos hemos acostumbrado por completo al uso del nasobuco, mascarilla o tapabocas como generalmente se le conoce, pero aunque en los medios ratifiquen su uso, aún pululan en las calles personas que prefieren usarlo de manera incorrecta ya sea para fumar, comer o simplemente sentarse a conversar y en este último me detengo, ¿Acaso el nasobuco impide escuchar?

Normalmente cuando hablamos suele suceder que la persona con la que conversamos no entienda alguna palabra, no es menos cierto que la mascarilla impide proyectar nuestra voz de manera normal, pero ello no es justificación para que su uso sea colgado en el cuello o de abanico como muchas personas lo hacen, las partículas de saliva expulsadas pueden contaminarnos si llegan a nuestra boca o nariz y el uso incorrecto del nasobuco no nos dará la opción de poder escuchar mejor.

Por lo general, el cubano es cariñoso y le encanta saludar con un beso donde quiera que se tope a un conocido, ¡Error!, no estamos en tiempos de besos ni abrazos, es algo innecesario y no es que sea una persona fría ni cortante, es cuestión de cuidarnos; usted no dejará de ser educado si solo dice buenos días o que tal cómo estás, por favor, cuídese y cuide a los suyos.

Resulta importante saber que el uso correcto de la mascarilla no es cuestión de opciones, sino de obligación y responsabilidad de cada persona. ¿Cómo saber si su amiga o vecino está completamente sano?, seguramente porque no presenta ningún síntoma de la Covid-19, recuerde que en la confianza está el peligro.

¿De que nos sirve traer el nasobuco si lo usamos de manera incorrecta? Estas incidencias no solo las vemos en lugares públicos, sino también en espacios cerrados, donde multitudes de personas no respetan el distanciamiento social, ni las medidas higiénico-sanitarias.

A todos los que en este error tropiezan va un llamado de atención, no porque lo diga yo, es que está demostrada la eficiencia que tiene la mascarilla en la protección de epidemias, virus y enfermedades infecciosas, ¡Pórtate bien! Como nos dice el dúo Buena Fé en su canción.

La letra de este reflexivo tema es una de las tantas iniciativas que invitan a la toma de conciencia de la población, una vía más para que personas inconscientes del peligro, se motiven a actuar de manera responsable y así contribuyan a conservar unidas las familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *