Por eso le canto a Fidel

Share Button
Por Zeide Balada Camps | 12 agosto, 2016 |
0
Foto Luis Carlos Palacios
FOTO / Luis Carlos Palacios

Hoy, el homenaje llega de las maneras más insospechadas. Hay quien guarda con celo alguna foto, un objeto que él sostuvo o tocó; otros, atesoran una historia, un encuentro o le escriben poemas, lo dibujan en el lienzo, y festejan su cumpleaños 90 con la dicha de expresarle todo lo que significa para los cubanos y cubanas.

Cuando, este 13 de agosto, el Comandante Fidel Castro Ruz alcanza la cima de la longevidad, su pueblo no escatima tributos . La música, con su lenguaje universal ha sido una de las manifestaciones artísticas que ha ayudado a difundir su obra, su carisma, su impronta… No olvidemos al trovador Carlos Puebla y a la reina de la campiña Celina González.

Otras voces más actuales le han cantado y lo hacen en una fecha tan significativa con mayor regocijo, por tal motivo, dialogamos con uno de los autores que más ha llevado al texto y a la melodía la dimensión de nuestro Líder, una de las personalidades más connotadas del siglo XX.

Cándido Fabré apenas tenía 16 años cuando escribió la primera canción relacionada con Fidel. Luego, en diversos momentos de su carrera musical volvió a dedicarle composiciones como muestra de su fidelidad y admiración. Así nacieron los temas Yo soy de este pueblo, A la hora que me llamen voy, El Caribe se levanta, entre otras, que al decir del improvisador expresan “un perfil político y una carga de patriotismo eterna que va conmigo”.

El popular sonero comenta que uno de los momentos más difíciles fue cuando supo de la enfermedad del Comandante, etapa en la que crea El bárbaro sigue en pié y Yo también oré, al respecto, refiere, “pedí mucho como lo hicieron en todo el mundo”.

La lista de los temas es numerosa manifiesta que está en condiciones de dedicarle un disco anhelo que guarda y espera materializar.

Ante el arribo de este 13 de agosto sus musas se despertaron y hoy estrena en Guantánamo, Hombres como tú.

“Hay gente que tiene un espíritu interminable, Fidel, sin duda, va a ser eterno, hace falta que viva por muchos años, nunca morirá en el corazón de quienes lo queremos. Él tiene la grandeza de la estirpe de Maceo, y se ha ganado el derecho de que lo mantengamos siempre arriba”.

Cándido aún guarda la esperanza de abrazarlo alguna vez, pero si no lo logra físicamente sabe “que su calor seguirá bañando mi espíritu y mis buenas intensiones alimentarán la salud de ese hombre inmenso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *