Portoviejo, ciudad insomne

Share Button
Por Prensa Latina (PL) | 22 abril, 2016 |
0
Portoviejo, una de las ciudades más desvastadas por el terremoto en Ecuador
Portoviejo, una de las ciudades más desvastadas por el terremoto en Ecuador

Portoviejo, Ecuador.-Casi una semana después del terremoto de 7,8 grados la mayoría de los portovejenses prefiere hoy dormir con el cielo por techo, ante el temor de que las casas aún en pie se vengan abajo con las constantes réplicas.

Según constató hoy Prensa Latina, cualquier sitio es bueno para instalar una casa de campaña, colocar un lujoso colchón o un humilde petate para pasar la noche, con tal de que sea en un descampado.

Hace una semana que no duermo en mi casa, confesó a este corresponsal una señora de aproximadamente 60 años de edad mientras recogía el “campamento” improvisado frente a su vivienda todavía en pie.

El ajetreo es constante en esta ciudad cabecera de la provincia de Manabí, a la que el potente sismo del sábado pasado le cambió el paisaje y la rutina diaria a sus habitantes.

El ir y venir de rescatistas, ambulancias y camiones cargados con ayuda humanitaria tampoco deja mucho margen para conciliar el sueño en Portoviejo, cuya parte más céntrica semeja el objetivo de un bombardeo.
La llamada “zona cero” permanece cerrada al tráfico vehicular para facilitar el trabajo de remoción de escombros mientras la policía trata de bloquear si algunas personas intentan recuperar sus pertenecías, o hurgar por algún botín dentro de los numerosos edificios y viviendas colapsados.

Aunque el servicio de electricidad y de agua potable se restableció en gran parte de la urbe, mucha gente pide “agua y comida”, cuando divisan algún convoy con ayuda estatal privada o internacional que sigue llegando a la ciudad.

Según las autoridades, tales reclamos obedecen más al desconocimiento que a la necesidad pues el gobierno estableció puntos como las Unidades de Policía Comunitarias para distribuir de la manera más equitativa posible los alimentos y vituallas.

El presidente Rafael Correa, quien desde el domingo pasado recorre las zonas afectadas por el terremoto, advirtió que la reconstrucción tomará años y miles de millones de dólares.

Hasta el momento, según cifras oficiales, el movimiento telúrico dejó 587 muertos, más de cinco mil heridos y decenas de desaparecidos.

La cifra de víctimas podría aumentar pues la posibilidad de encontrar sobrevivientes entre las personas que quedaron atrapadas bajo los escombros son cada vez más escasas, si no milagrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *