Preludio de un triunfo

Share Button
Por Angélica Maria López Vega | 28 noviembre, 2019 |
0
Fidel Castro dirigió la Batalla de Guisa, una de las victorias decisivas del Ejército Rebelde FOTO / Archivo AP

Diez días pareciese poco tiempo, se esfuman en la vida como la espuma de las olas cuando mueren en la arena. Sin embargo, noviembre de 1958 será eterno en esta tierra donde aquella decena, del 20 al 30, fue preludio de un glorioso Primero de Enero.

Guisa, tus montañas aún en pie recuerdan; tus piedras, que alguna vez pisaron hombres gigantes, cuentan en silencio la historia de la primera gran batalla a las puertas de una ciudad.

Te vistieron de verde olivo y te mostraron heroica; tus hijos y otros, tan tuyos como los primeros, libraron el mal de tus entrañas.

El agua del Copaynicú se desborda en memorias de aquel entonces: férreos combates, voluntades inquebrantables, tenacidad, valentía y sangre. Lloraste a los caídos, ocho para ser exactos; pero no sufras, ellos siguen vivos, el pueblo jamás olvida.

Si no me crees mira aquella loma, esa que lleva el nombre de quien no tuvo miedo a entregar hasta su existencia por verte libre. Braulio Coroneaux descansa tranquilo entre los héroes de la Patria, hoy puede observar desde allí su impronta.

Cada año revivimos el momento de la victoria, y 2019 también recuerda. Démonos cita el próximo sábado, Guisa nos espera con los brazos abiertos, a las 7:30 a.m. en la plaza chiquita aclamaremos la grandeza de diez días que serán para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *