Premian en Bayamo a ganadores del Concurso nacional de danza y composición coreográfica

Share Button
Por Geidis Arias Peña | 24 marzo, 2017 |
0
Presentación de la Escuela Nacional de Danza durante la gala de premiaciones, efectuada este jueves FOTO/ Rafael Martínez Arias

La obra Su Lux, de la Escuela Nacional de Danza, se alzó en Bayamo con el Gran Premio del VII Concurso de composición coreográfica y del Concurso nacional de danza, que cada año convoca a alumnos de las diferentes academias de esa manifestación en el país, con el propósito de estimular la creación artística.

El éxito fue resultado de la excelencia de la puesta en escena, desde la integración de los elementos músico-danzarios, hasta la capacidad de integración de los géneros del certamen y la espectacularidad lograda, apuntó el jurado del evento, que por primera vez sale de su sede habitual en La Habana y sesiona en esta ciudad.

La institución artística alcanzó, además, el primer lugar en el género espectáculo y contemporáneo, dado el nivel técnico y la impecable ejecución en los espacios actuantes durante las presentaciones Infusión jazz y Circulando el cuadrado.

Mientras, en el nivel medio, el premio de interpretación femenina lo conquistó Claudia Anet Hernández, por su desempeño en la obra Sentir ancora; y en el masculino, Andy Mestres,  con la expresividad  y capacidad de ajustarse a los diferentes estilos.

Otros triunfadores en esas categorías, dada la destreza en el escenario, figuraron Natali Morales y Aylene Harnández, con la propuesta Toda la Vida,  junto a Dayron Domínguez en la presentación Cubaneando, todos del nivel elemental.

La obra de estas féminas premiadas, de la escuela Alfonso Urquiola Isaac, de Matanzas, obtuvo el primer premio en el género contemporáneo por la poesía que logra en la escena, el diseño espacial y el uso de una coreografía de grandes referentes.

Al tiempo que en el género folclor la obra Cubaneando, de la Escuela Eduardo Abela, de Artemisa, se coronó en el primer escaño, de acuerdo con la corrección y buen uso de los códigos en un contexto de contemporaneidad.

“Todas las presentaciones constituyen una manera de crecimiento, desde el momento en que el artista en formación sabe que tiene ojos ávidos y mentes en función de su puesta en escena, son retos  y, desde esa postura,  ya es un crecimiento, es el camino que deben ir transitando”,  consideró Luisa María Olivares Navarro, directora de la Escuela Nacional de Danza, centro que organiza el concurso.

“Yo sería muy feliz de poder  repetir la experiencia, si no es el año próximo, en otra ocasión aquí en Granma, en la ciudad de Bayamo”, significó la destacada profesora al finalizar la gala de premiaciones, que tuvo lugar, este jueves, en el Teatro Bayamo.

Anoche, en el Teatro Bayamo se desarrolló el Concurso Nacional de Danza y el séptimo concurso coreográfico/ Fotos Rafael Martínez Arias

Publicado por La Demajagua en Viernes, 24 de marzo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *