Prevención: palabra clave contra el Covid-19 (+fotos y video)

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 13 marzo, 2020 |
0
Integrantes de círculo de interés del círculo infantil El Mambisito muestran cómo protegerse al estornudar o toser. Foto Rafael Martínez Arias.

Parecen profesionales de la salud en miniatura. Ataviados con batas de médicos y enfermeras, con la boca y la nariz cubiertas, hacen una exhaustiva explicación de qué es el nuevo coronavirus causante de la enfermedad Covid-19 y cómo evitar su propagación.

Los seis son de sexto año de vida del círculo infantil El Mambisito, del municipio de Bayamo, provincia de Granma e integran un círculo de interés.

 

Prevención: palabra clave contra el Covid-19

Prevención: palabra clave contra el Covid-19

Publicada por La Demajagua en Viernes, 13 de marzo de 2020

 

Quizás ellos, Julio César Cabrera, Ana Begsi Arceo, Angélica Sánchez, José Mario Zamora, Haley Díaz, y Antonio Brizuela, no tengan idea de cuán favorecidos son al vivir en Cuba, país que tiene como prioridad máxima la salud de la población, fundamentada en el principio de la prevención, y así lo aseguró recientemente el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz, en el programa televisivo Mesa Redonda:

“Partimos de la garantía que para el enfrentamiento al Covid-19 constituye la estructura multisectorial y organizada del Sistema nacional de Salud, pero es sumamente importante implementar y cumplir en todos sus componentes el Plan nacional diseñado al efecto, y hacerlo, además, con disciplina, vinculando activamente a todos los organismos, las organizaciones y el pueblo en general. Esta batalla se gana en la calle, a nivel local, con el trabajo en la cuadra y la participación de todos”.

Para Yaniuska González Díaz, directora del centro, deviene preferencia materializar ese Plan, por ello, “utilizamos la información gráfica y cara a cara diariamente con los trabajadores, la familia y los propios pequeñines. Hacemos charlas educativas y las educadoras en las actividades que realizan con los niños reiteran las medidas a seguir”.
Mientras la Licenciada en Enfermería Maribel Delfín González, una mujer entusiasta y capaz de emocionarse con los nenes, explica:

“A raíz de las orientaciones hemos tomado las medidas pertinentes, tenemos en la puerta el agua con hipoclorito, no permitimos a ningún trabajador con síntomas de gripe ni a niños con secreciones nasales venir al centro, impartimos una audiencia sanitaria y hacemos extensión a la comunidad para contribuir a la preparación de la población. En la cocina, el personal que manipula y sirve los alimentos usa nasobuco”.

Esta es la antesala de la escuela primaria Roberto Coco Peredo. Foto Rafael Martínez Arias.

SE SABEN SEGUROS

Un ambiente similar de percepción del riesgo y disciplina, encontró nuestro equipo de trabajo en la escuela primaria Roberto Coco Peredo, donde propaganda gráfica y lo necesario (léase hipoclorito de sodio al 0,1 por ciento y agua jabonosa) para la desinfección de las manos son la antesala de la institución.

Por los pasillos, alumnos de uniforme rojo y blanco se desplazan hacia las aulas y otras áreas, con protectores o nasobuco, pero alegres y vivarachos, porque se saben seguros en su escuela.

“Nos dan charlas educativas, hemos aprendido a no taparnos con las manos al toser y estornudar, sino con la parte interior del codo o con un pañuelo desechable. También, a no demostrar nuestro afecto con besos y abrazos”, dice muy segura Adrianita.

Katia Bertot Álvarez, directora, afirma: “ hemos estado implementando desde el primer momento todas las medidas preventivas, capacitamos a la familia, los trabajadores y los estudiantes, partiendo del plan de prevención diseñado por el Ministerio de Educación, rediseñado por la provincia y el municipio, y además otras acciones netamente nuestras.

“Se trata de una cuestión que requiere toda la atención, por eso damos charlas con la familia, escuelas de padres y reuniones, sobre qué hacer y el papel que les corresponde, solicitándoles que nos ayuden desde la casa, con el pomo con agua e hipoclorito, y agua jabonosa.

“Los estudiantes de preescolar y primer grado, que meriendan en el aula y usan una toallita, deben traerla limpia cada dos días. En todos los baños de la escuela hay habilitados pomos para que no falte el correcto lavado de manos. Se han hecho prácticas de cómo estornudar y toser, y mantenemos acción permanente con la asistencia y un intercambio directo con Educación municipal para informar la situación del centro.

Los alumnos y maestras cumplen lo establecido en cuanto al uso del nasobuco. Foto Rafael Martínez Arias.

“Asimismo realizamos pesquisa con los trabajadores, nos hemos trasladado a la comunidad, hicimos matutinos dedicados solamente a trabajar el tema de la prevención de la enfermedad con los niños, y subimos a las redes sociales una capacitación impartida a todos los docentes y a los alumnos activistas de Salud escolar (dos por cada grado)”.

NOS AYUDAN Y ENSEÑAN

La Escuela Secundaria Básica Urbana XXX Aniversario de la Batalla de Guisa, es también parte de esta vorágine de protección que invade al país, en la que todos participan, sabedores de que esta cruzada, como tantas otras ya vencidas, se gana así, con la participación colectiva.

Por ello no resulta extraña la desenvoltura de los escolares al referirse al asunto, para Elsa Ricardo Meriño, alumna del séptimo 3, es muy loable todo cuanto se hace allí para prepararlos, enseñarlos y en resumen, protegerlos.

La estudiante de séptimo grado Elsa Ricardo Meriño afirma que en la ESBU XXX Aniversario de la Batalla de Guisa los enseñan y protegen de la enfermedad respiratoria. Rafael Martínez Arias

“Aquí nos mantienen informados sobre ese virus, ponen a nuestra disposición hipoclorito y agua de jabón para conservar limpias nuestras manos, nos orientan que sean personales los recipientes para ingerir líquidos y alimentos, nos enseñaron a confeccionar los nasobucos, la merienda nos la entregan con las manos enguantas, hierven el agua para hacer el refresco y nos orientan utilizar servilletas, qué más podemos pedir, eso es un privilegio”.

En tanto, Amalia María Mariño González, también de séptimo 3, nos hace una demostración de lo aprendido por estos días para no contraer el nuevo coronavirus, enumera las medidas allí adoptadas y asegura que al llegar a su hogar las pone en práctica, y sus padres, al notar la diferencia, la imitan y las cumplen también.

Lianni Mercedes Guevara Castillo, guía base, en la ESBU, asegura que para prevenir y enfrentar el coronavirus, además de todo lo señalado, los profesores imparten conferencias de actualización en cada aula, antes de comenzar los turnos de clases.

SISTEMA PREPARADO Y ALERTA

Nuestro recorrido reporteril por centros educativos de Bayamo evidenció el cumplimiento de esa responsabilidad colectiva a la que llamó el Doctor José Ángel Portal Miranda, Ministro de Salud Pública en la “Mesa Redonda”, al aseverar:

“El Ministerio de Educación ha emprendido acciones con las familias de los estudiantes y planes con la colaboración de todos para lograr disponibilidad de los medios de aseo. Los organismos deben demandar los medios de desinfección, porque cuando aparezca un caso, no se trata de cerrar escuelas ni hoteles, sino de mantener estas medidas y que sigan funcionando de acuerdo con el comportamiento de la enfermedad”.

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En las personas varios ocasionan infecciones respiratorias leves y graves, pero el descubierto recientemente, y cuyos primeros casos aparecieron en Wuhan, China, a principios de diciembre de 2019 y se informaron el 31 de ese propio mes, provoca la enfermedad por coronavirus Covid-19.

Son elevadas las cifras de contagiados, enfermos y fallecidos en diversos países del orbe, y aunque ya en Cuba están aislados los primeros casos, este es un sistema de salud preparado y alerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *