Prevenir insensibilidades

Share Button
Por María Valerino San Pedro | 20 octubre, 2015 |
0

BullyingEl joven tiene una sonrisa un tanto triste, pero su voz es firme: “Usted me hizo recordar una etapa difícil de mi vida. Estaba en primaria, mis padres se separaron y mi madre enfermó, apenas teníamos con qué comer. Mis zapatos y medias se deterioraron, pero yo quería ir a la escuela, aunque recibiera burlas de los alumnos de sexto grado”.

“Me voceaban cosas, me obligaban a recoger lo que se les caía y a darles mi merienda, comencé a faltar, a llegar tarde, a cometer indisciplinas, era la manera de defenderme. Tuve suerte, pues mi maestra luchó por mí para que no me mandaran a una escuela de conducta, me defendió de aquel hostigamiento y a la vez me encaminó. Gracias a eso, estoy en la Universidad.”

Tal anécdota cobra vigencia al escuchar una conferencia de la doctora Raida Rodríguez Rodríguez, jefa de Servicios Médicos del Ministerio del Interior en la suroriental provincia cubana de Granma y especialista de Segundo grado en psiquiatría, quien testifica que uno de los hechos que mayor atención demanda en el aula, por su repercusión psicológica, es el llamado acoso escolar.

“Las víctimas, aclara Rodríguez Rodríguez, pueden ser los de nuevo ingreso, los aventajados, estudiosos, los diferentes, los que se resisten a la mayoría y los imbuidos en férreos principios morales.”

El maltrato escolar o en inglés bullying no es en Cuba alarmante, aunque sí lo es en muchos países. Existe un número cada vez mayor de estudios sobre el fenómeno en América Latina, demostrativos de que es un problema crítico y serio a nivel individual, escolar y social.

Se considera que una persona lo experimenta cuando es  acosada, molestada o agredida de una manera continua y deliberada, lo cual le  causa dolor físico y emocional.

De hecho, uno de los estudios de mayor alcance –que midió la prevalencia de este fenómeno en la región y la comparó con el resto del mundo, en base a datos de Naciones Unidas– llegó a la conclusión de que América Latina es la región con los niveles más altos de bullying escolar.

EN GRANMA

La Master en Ciencias Odelaine Matos Olivera, jefa de Servicios técnicos docentes de la dirección provincial de Educación en la provincia explica: “De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación de la Universidad Alberto Hurtado en Chile, basado en datos recogidos por la UNESCO titulado América Latina: violencia entre estudiantes y desempeño escolar, reveló que Cuba es el país con la menor tasa de estudiantes que admitieron haber sido golpeados recientemente, el 4,4 por ciento de los entrevistados.

“El fenómeno del también llamado bullying ha sido atendido en el territorio granmense con excepcionalidad, mientras, la realidad nos demuestra la existencia de casos que, a pesar de no asistir a consultas especializadas, merecen nuestra vigilancia, por tal motivo en el presente curso escolar se proyecta desde el Grupo de trabajo preventivo la incorporación del tema como uno de los indicadores a tener en cuenta de manera priorizada.

“Estadísticamente, el tipo de violencia predominante es la emocional. De ahí que esta sea mucho más difícil de detectar en el ambiente escolar, pero si se profundiza en sus distintas manifestaciones es posible su identificación.”

Odelaine resalta la importancia del maestro, quien debe tener mucha visión y saber aplicar las habilidades psicológicas y pedagógicas adquiridas, estableciendo lazos de confianza con sus estudiantes, para conocer a profundidad sus necesidades, intereses y preocupaciones.

ESCUELA, EL OTRO HOGAR

En la escuela los pequeños, pasan la mayor parte del tiempo, si en ese entorno son maltratados psicológicamente, manifiestan rechazo y empiezan a exteriorizar las ansiedades, depresiones y hasta los intentos suicidas, las consecuencias podrían ser nefastas.

Del ejemplo de los padres puede derivar la causa de la conducta hostigadora. El ambiente familiar no siempre es un patrón para el mal comportamiento, pero en ocasiones los padres no tienen tiempo para indagar con quién andan sus hijos, qué hacen, quienes son sus amigos.

“Para combatir el bullying, expresa la doctora Raida Rodríguez, es importante no incitar a la violencia. Los progenitores o tutores deben generar autoconfianza en sus hijos y enseñarlos a sobrellevar la situación en el entorno escolar. A los maestros les toca hacer profilaxis sobre el tema y cuando identifiquen el despunte de personajes negativos, trabajarlos con las entidades educacionales y la familia.”

Con tal aseveración coincide totalmente Rosa María Viltres Tassi, Licenciada en Enseñanza Primaria con 32 años de experiencia y desde hace ocho educadora de la EIDE Pedro Batista Fonseca, perteneciente al INDER.

“El maestro –asevera- debe crear una relación grande con la familia, e identificar al estudiante, además, no puede soltarlo al receso, sin dosificarlo, como viene en el Modelo actual de escuela cubana, cuyas exigencias y directrices de trabajo exigen que el vínculo y la caracterización deben partir desde la comunidad.

“Resulta esencial hacer seguimiento a los niños diferentes, conversar con ellos y resaltar los valores humanos de cada uno, aunque tenga una discapacidad. De ser preciso, se buscarán herramientas en la literatura de psicología de las edades. No es común en la primaria que se produzca el acoso, las propias tareas de la organización de pioneros hacen del colectivo una familia”, concluye.

OTRAS ENSEÑANZAS

Para el sicólogo José Pozo Patterson, jefe del departamento de Salud mental en el policlínico bayamés Jimmy Hirzell, es necesario un cambio en el sistema de valores, si queremos que situaciones relacionadas con el hostigamiento escolar no sucedan.

Dice que los padres deben enseñar a sus hijos a ser más espirituales y a no burlarse de aquella persona con carencias materiales o defectos físicos.

“En nuestro país, no es frecuente el bullying, y, cuando sucede, es generalmente en enseñanzas superiores, pero no por eso el asunto tiene menor importancia. Es dañino, minimiza, intimida y amedrenta, deja huellas sicológicas hasta la adultez”.

Según la experiencia de Mariela Proenza Cedeño, directora de la Esbu 30 aniversario de la Batalla de Guisa, en Bayamo, estos procesos se dan principalmente en aulas donde hay repitentes, porque coexisten alumnos de diversas edades.

“Para suerte nuestra, volvieron los psicopedagogos a las escuelas, porque en su ausencia teníamos que trabajar este y otros casos sin el asesoramiento de un especialista.

“Ante esta situación considero importante la visita al hogar y el intercambio con la familia. Resalto la importancia de la prevención, en la cual la constante observación del comportamiento de los niños por parte del profesor guía es básico.”

Noelvis Pérez Escalona, profesor de Química del preuniversitario Batalla de Peralejo, de Bayamo, quien labora en esta enseñanza hace 23 años, asegura que aunque no es común esa situación en la provincia, sí es nociva: “En los momentos actuales –afirma- sí se ve un poco de ensañamiento debido a la pérdida de valores, los cuadros de la institución les salen al paso, porque algunos profesores tienen poca práctica y no saben cómo enfrentar la cuestión”.

Evitar el surgimiento de seres insensibles, abusadores, incapaces de sentir el dolor ajeno o condolerse por la naturaleza humana, debe ser camino a transitar, utilizando todas las opciones posibles. La familia y la escuela tendrán en su centro de atención esta problemática para impedir el triste final que puede derivarse de una historia de acoso u hostigamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .