Con proa a la alegría

Share Button
Por Diana Iglesias Aguilar | 16 mayo, 2019 |
0
FOTO Diana Iglesias Aguilar

Un surtidor de alegría para infantes, familia y comunidad es desde hace seis meses el proyecto sociocultural comunitario Travesía Mágica del Consejo Popular Corralillo en el montañoso municipio Guisa de la provincia Granma.

Sin precedentes en la zona, el proyecto se erige como un ícono del potencial artístico comunitario, abundante en dones para la música y las artes escénicas, comenta Yadiel Guerra Guerra coordinador de los promotores culturales de Corralillo.

Travesía mágica echó a andar desde septiembre de 2018 e irrumpió con pie derecho en la vida cultural guisera, obteniendo en la jornada de la cultura municipal en  noviembre último, el primer lugar en su categoría. Recorren otros poblados, participan en múltiples actividades en la cabecera municipal, y animan las festividades del rural asentamiento para beneplácito de chicos y adultos.

Lo conforman una veintena de niños y niñas de la enseñanza primaria, liderados por José Carlos Santiesteban, un joven graduado como promotor cultural en el Centro provincial de Casas de Cultura de Bayamo, y que no niega su formación empírica para diversas ramas de las artes.

Inquieto y responsable con su labor, lleva ocho años trabajando para y con los pequeños, antes en la Casa de Cultura Olga Alonso de Guisa hasta que por decisión propia se acercó al potencial de Corralillo, una comunidad campesina de 69 kilómetros cuadrados de área y cerca de cuatro mil habitantes, ubicado en la carretera que va desde Guisa hacia Victorino.

Los promotores e instructores de arte ofrecieron talleres de formación artística a niñas y niños sin distinción de sexo o aptitudes para las artes. Los pequeños disfrutaron y aprendieron en las clases de danza, teatro, artes plásticas, música, manualidades y hasta costura.

Es admirable observar, mientras danzan, declaman y actúan, los trajes hermosos llenos de vivos colores, las coronas, cintillos y adornos preñados de fantasía hechos por las manos infantiles.

En la actualidad, comenta José Carlos, hacen el montaje de un espectáculo que abarcará desde la música y la danza afrocubana, pasando por las estampas campesinas hasta los bailes populares de la actualidad, que se estrenará este mes.

Porque defender e inocular en los niños la más autóctona cultura nacional, sostener las tradiciones musicales y poéticas que caracterizan al campo cubano es el principal objetivo, junto a brindar a niños y adultos variados espectáculos artísticos con calidad.

Y lo logran, a juzgar por la atractiva propuesta mostrada a los visitantes y lugareños durante la presencia del proyecto comunitario radial Mi familia en Antena, que pudo valorar cuánto amor ponen José Carlos y los suyos, en animar una comunidad rural compuesta por campesinos a los que también les gusta disfrutar de buenos momentos de esparcimiento y qué mejor que una compañía hecha por los propios lugareños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *