Producciones para el quehacer constructivo

Share Button
Por Yelandi Milanés Guardia | 6 agosto, 2015 |
0
Arisneydis Sosa Puebla
Arisneydis Sosa Puebla, directora de la Empresa provincial de Conservación, Rehabilitación y Servicio a la Vivienda.

Desde bien temprano en la mañana una brigada de siete hombres comienza su faena entre cemento, arenas y metales que le sirven de base para sus producciones.

Ellos pertenecen a la agrupación Yara de la Empresa provincial de Conservación, Rehabilitación y Servicio a la Vivienda, responsabilizada con la fabricación local de materiales de la construcción.

“Aquí hacemos lavaderos, balaustres, polvo de piedra, arena artificial, cajones y frota de albañilería, cabos de madera para diferentes instrumentos, pines, escuadras, plaquetas, viguetas y moldes”, declara Arisneydis Sosa Puebla, directora de la referida entidad.

Entre sus confecciones la de mayor demanda e impacto es la de bloques, de los cuales hasta la fecha han producido 38 mil 217 de 10 centímetros (cm) de espesor y dos mil 415 de 15 cm, lo cual los sitúa, respectivamente, a un 80 y a un 271 por ciento con respecto al plan.

El 70 por ciento de los elaborados se dirigen a la Empresa Municipal de Comercio -reportando, actualmente, ingresos ascendentes a 39 mil 295 pesos- y el 30 por ciento restante al Consejo de la Administración Municipal, desde donde se destinan a diferentes obras estatales.

De las dos variantes la de mayor demanda es la de 10 cm de espesor, pues la de 15 cm por sus escasas ventas se producen por pedidos. Uno de los atractivos es su calidad y costo, pues estos se venden a un precio de 3,50 pesos: “Nosotros empezamos a producirlos el 17 de febrero y lo hicimos algo atrasados por la falta de arena, insumo que continúa presentando problemas en el abastecimiento y generando algunas interrupciones.

Construcción de Materiales
Foto / Yelandi Milanes Guardia

“Al principio también nos dificultó el trabajo el hecho de tener la máquina de fabricación de bloques rota, pero gracias a una innovación logramos echarla a andar.

“La capacidad instalada es de 600 pero generalmente la superamos. Para tener una estabilidad en la producción es muy importante que no falte la materia prima, si el suministro por parte de la empresa fuera permanente pudiéramos alcanzar la cifra de 800 y más, resalta Sosa Puebla.

“Una de las garantías en la calidad de la elaboración radica en el hecho de ser curados durante siete días, es decir, se les brinda, en el área de almacenamiento, un tratamiento de agua y sol para darle consistencia y fortaleza. Además de eso se emplea cemento de alta resistencia P-350 y en cada uno utilizamos 1,17 kg, además de nuestra arena artificial”.

A Luis Enrique Milán Alarcón, uno de los siete trabajadores, le satisface la buena aceptación de los bloques porque sabe que contribuirán a la solución de problemas constructivos. Además, le alegra escuchar en la calle el criterio de que son buenos y baratos.

El reto para este colectivo es mantener una buena opinión sobre su principal oferta y lograr que el resto de las producciones también obtengan -por su calidad y precio- una gran demanda en el mercado, donde siempre el cliente tendrá la última palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

• No se publicarán comentarios denigrantes, ofensivos, difamatorios, que no se ajusten al tema a debate o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Tampoco serán admitidas las ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

• Nos reservamos el derecho de no publicar los contenidos que incumplan con las normas de este sitio .